El madrileño sale a hombros en la Corrida de Invierno; Paco Ureña corta un trofeo y Varea se va ovacionado con el lote más deslucido de La Palmosilla

Paloma Moreno / Vistalegre

Plaza de Toros de Vistalegre (Madrid). Corrida de Invierno. Se lidiaron toros de La Palmosilla, bien presentados pero faltos de fuerza en general y deslucidos; devueltos 2º y 5º, destacó por encima el buen 1º. Menos de media entrada.

David Mora, de tabaco y oro, estocada punto caída (oreja); y estocada algo desprendida (oreja).

Paco Ureña, de azul  y oro, estocada (oreja); y buena estocada (ovación con saludos).

Varea, de azul marino y oro, pinchazo, estocada punto caída, aviso (ovación con saludos); y dos pinchazos, estocada casi entera (ovación con saludos).

David Mora volvió a Vistalegre para triunfar, como lo hizo el año pasado en la tarde en la que reapareció después de aquel trago tan trágico y amargo. Caprichos del destino… El destino es el destino y unas veces te lleva al inframundo y otras te lanza directo al cielo. David Mora y la Corrida de Invierno, dos tardes y dos salidas a hombros. El toledano recibió muy bien al primero, un gran toro que repetía y embestía con codicia, y ya desde el quite comenzó la unión con los tendidos. Cada tanda que iba ejecutando, aumentaba la conexión con el público, lo que hizo que Mora torease con gusto y despaciosidad y lele dio tiempo y firmó una gran tanda sobre la mano diestra en la que se acopló perfectamente al animal, y viceversa. El madrileño se gustó con la diestra y toreó muy reposado. Por el izquierdo el toro protestaba algo más, pero se pudieron ver algunos naturales de gran calado. Para rematar la faena ejecutó una gran tanda con la diestra, en la que el astado embistió con suavidad y fondo. Cortó un trofeo a una gran labor, siendo el animal aplaudido con fuerza en el arrastre.

El cuarto fue el de más peso del encierro y, a pesar de que Mora lo recibió bien con el capote, el animal sin tener apenas fuerza, perdió las manos en varias ocasiones. El público pidió con fuerza que fuera devuelto, pero no fue así. Sin tener apenas toro, el diestro firmó una labor de menos a más, entendiéndolo y citándolo con la muleta a media altura, para evitar mayor deslucimiento. Elaboró una faena en la que estuvo en todo momento por encima del animal y en la que encontró las teclas del astado y evitó que volviera a perder las manos en la muleta. Se vieron algunos naturales, el toro fue a menos, aún, y Mora no perdió la esperanza y remató bien la faena. Un trofeo se le concedió a la labor que realizó frente a un animal que debían haberlo devuelto.

Paco Ureña no tuvo demasiada suerte, a priori, con su lote. El segundo fue devuelto por inválido. El segundo bis permitió a Ureña mayor lucimiento, tenía más movilidad que el anterior. El murciano cogió la muleta y el de La Palmosilla metía bien la cara, lo que le permitió firmar una serie sobre la mano diestra más reposada, despacio y de mucho gusto para el torero, que remató con un pase de pecho. Firmó algunos naturales de conexión, pero a pesar de la disposición del diestro, no se vio al Paco Ureña que la afición acostumbra a ver, se le vio un pelín tocado, con una faena de más a menos, pero que el público premió con un trofeo. El animal fue aplaudido en el arrastre, como el que abrió plaza.

El quinto también fue devuelto, esta vez porque no podía casi ni con sí mismo. El sobrero, que hizo quinto bis, comenzó mejor aunque no tuvo apenas clase. Faena sin opciones para el murciano, que a pesar de su intención, no fue más allá. Dejó una buena estocada y la afición de Vistalegre le sacó a saludar al tercio, como despedida de Vistalegre

Varea no tuvo las mismas opciones que sus compañeros y obtuvo el peor lote, muy deslucido. El tercero se dejó hacer en el capote, algo que aprovechó el de Almassora y firmó tres verónicas y dos medias de sobresaliente y muchísimo calado. La faena fue a menos en la muleta, pero en el sexto se sobrepuso desde el principio a una paliza del animal, que le arroyó en el capote y por suerte, todo quedó en un susto. Muy buena actitud del diestro que mostró su concepto y estuvo muy por encima de su oponente, escaso de fuerza y sin transmisión.varea saluda la ovación de despedida del públicova