En la noche del 24 de febrero, se rindió homenaje al maestro Ortega Cano en el IV encuentro Taurino de invierno en la ciudad de Gijón, en un acto que llenó el salón del Hotel Tryp de la ciudad. El maestro recordó sus inicios y cómo nació su afición por los toros cuando tenía 9 años y desde entonces quiso ser siempre torero . Luego ingresó en el Bombero Torero, el medio para aprender al lado del Platanito y gracias a don Manuel Quintanilla,  pudo pasar a las novilladas picadas , debutando con caballos en el año 73 en la Plaza de Vistalegre y toreando cinco domingos consecutivos.

Su gran preocupación es que hoy se ha dejado de lado a la juventud y tienen pocas oportunidades de salir adelante. También contó que vendió su ganadería por motivos económicos.

José Ortega Cano se emocionó cuando recordó a sus toros indultados , siendo «Velador» el único indultado en la Plaza de Las Ventas de Madrid , el cual no le sirvió porque tuvo muy poca repercusión , siendo además una corrida concurso. En su carrera ha indultado cerca de 40 toros entre España y América y puso de ejemplo la Plaza de Toros de la ciudad colombiana de Cali , donde indultó cinco toros y donde todavía se le recuerda con un inmenso cariño.
También habló del  mano a mano con Julio Robles y César Rincón , una de las corridas más importantes en la Plaza de Madrid y recordó los seis quites en uno de sus toros.

Ameno y emocionante resultó el homenaje del maestro con la compañía del empresario Carlos Zúñiga.