El novillero pacense Juan Carlos Carballo se retira definitivamente de los ruedos. Según sus propias palabras, no se encuentra al cien por cien después de que un novillo le cogiera en la plaza de Las Ventas y le ocasionara las fracturas del peroné y la tibia.  «No quiero engañar a nadie y menos a mí mismo y por eso decido retirarme definitivamente».