La oreja de Lorenzo maquilla la mala tarde ofrecida por los astados de Alcurrucen.

Sábado 11 de marzo de 2017

2º de la feria de fallas

Entrada: Poco más de un tercio

Corrida de Toros

Astados de Alcurrucen con divisa celeste y negra. Fuera de tipo en presentación y desiguales en juego. Recibieron pitos en el arrastre 3º y 4º.

Juan Bautista (Verde Botella y oro)

-Saludos tras ovación y aviso

– Silencio

Fortes (Azul Marino y Plata)

-Saludos

– Saludos tras aviso

Álvaro Lorenzo (Azul Rey y Oro)

-Silencio

-Oreja

Destacar al picador Sánchez Morán por su actuación ante el 6º de la tarde

Mucha era la esperanza y expectación y grande la decepción en la única corrida de toda la feria en que los toros no provenían del encaste Domecq. Fríos, mansos y sin recorrido; a excepción del sexto que al menos embistió con nobleza.

Muy por encima de su lote estuvo el francés Juan Bautista, que con una poderosa muleta le robó sendas tandas de derecha al primero antes de dejar un estoconazo en todo lo alto. Sólo la inteligencia y poder del Galo hicieron parecer algo mejor al reservón y manso cuarto.

Entregado y voluntarioso se mostró Fortes durante toda la tarde ante un nulo lote.

Humilló el segundo de la tarde y el malagueño inició la faena de muleta con un farol de rodillas en el centro del ruedo seguido de tres largos derechazos sin levantarse. Tras el inicio, se desentendido el astado y nada pudo hacer Saúl. Apuntó y no disparó “Dormilón”, Agarrado al suelo y sin recorrido no dio otra opción a Fortes más que justificarse con insistencia y verdad.

La cara y la cruz se encontró Álvaro en su lote. Su primero (el peor de la tarde), manso, sin fijeza ni recorrido, lo pasaportó con habilidad y rapidez.

La cara se la encontró en el cierraplaza, noble y con recorrido que le permitió al toledano torear con suavidad y temple. Dejando un preciosista ramillete de verónicas con la franela y largos, templados y compuestos muletazos con sendas manos que le reportaron una oreja.

Los de Alcurrucen enfriaron una cálida tarde y robaron las ilusiones a los espadas que pusieron todo de su parte.

Galería fotográfica Manolo Moreno