Desapacible tarde en la que bajo ningún concepto se debió celebrar la novillada. La afición no pudo ni quiso acercarse al coso valenciano a padecer las inclemencias meteorológicas y los pocos valientes que se atrevieron pudieron disfrutar del buen toreo del manchego Diego Carretero.

Lunes 13 de marzo de 2017

4º de la feria de fallas

Entrada: Escaso millar de personas

Novillada con picadores

6 novillos de “El Parralejo”, descastados y sosos, desiguales de presentación, recibiendo palmas de salida el 4º

Leo Valadez (Azul noche y Oro)

-Saludos tras aviso

-Silencio

Diego Carretero (Grana y Oro)

-Vuelta al ruedo tras fuerte petición

-Oreja

Jorge Ricó (Blanco y plata)

-2avisos y Silencio

-Silencio tras aviso

Dos excelentes pares de banderillas de Óscar Castellanos al 2º de la tarde

Se encontró el Mexicano Leo Valadez con un novillo con clase y ritmo para abrir plaza. Faena de poder, mano baja y oficio ante las adversidades climatológicas que no terminó de llegar al escaso y frío público.

Recibió palmas de salida el bonito novillo del Parralejo al que Leo saludo con verónicas y quitó por lucidas zapopinas.

Solo algunos templados y largos pases sueltos por sedas manos sin llegar a hilvanar faena fue lo que pudo sacar el novillero mejicano.

Logró Carretero templar al viento y al descompuesto novillo del Parralejo.

Le propinó una lucida y compuesta faena muy por encima del animal, ofreciéndonos extraordinarios momentos en el toreo al natural. Cerró con mucho gusto con el toreo a dos manos antes de dejar una estocada baja.

Muy puesto y dispuesto cargado de gusto  y templanza aguantó los parones del soso astado sevillano para ligar una faena pase a pase antes de  rubricar con una excelente estocada.

Largo saludo capotero del Alicantino Jorge Ricó al descompuesto y bronco tercer novillo de la tarde. Muleta en mano solo se acopló en una tanda por el pitón derecho en el único momento en que llegó a creérselo.

El sexto fue el novillo de menor presentación del encierro, soso y parado que no le facilito en nada la tarea a Jorge que aquerenció la falta de rodaje en exceso.

Solo un nombre propio de la fría tarde valenciana, Diego Carretero, novillero que merece la oportunidad de seguirle y tenerle en cuenta.