En la mañana de este miércoles se ha presentado el cartel del próximo Domingo de Resurrección en la Caja Mágica de Madrid.

El escenario no ha podido ser mejor. Un cuadrilátero para que los cuatro luchadores de la tarde -los diestros Curro Díaz y José Garrido, el ganadero Agustín Montes y el empresario Simón Casas- ofrecieran sus impresiones y sensaciones sobre una corrida tan emblemática como la del domingo. El acto recayó en el presentador Matías Prats Jr.

La primera palabra la tuvo Curro Díaz quien declaró que “estoy en un momento bonito, diría que el mejor para torear en Madrid; la rivalidad está muy bien pero al final cada uno de nosotros competimos con nosotros mismos. Tenemos estilos y formas de torear distintas aunque ambos poseemos un corte clásico”, afirmó sobre su concepto. Respecto a la ganadería, en este caso será el hierro de Montealto el que luzcan los astados, comentó que “en la cabeza uno tiene un tipo de toro pero lo esencial es que el toro se mueva”. También quiso dedicar unas palabras a su compañero de cartel, José Garrido, a quien dijo que “le tengo mucho respeto y admiración”.

Después pasó la palabra a José Garrido, quien afirmó que “me considero artista, mi lucha es superarme a mí mismo”. También habló de su vuelta a la plaza de Madrid después de la corrida de la pasada Feria de Otoño: “Volver a Las Ventas es un privilegio y más después de la tarde de la Feria de Otoño. Aquello fue mágico porque hubo entrega y una apuesta plena por la vida y por el toreo de cada uno”. “Soy un torero joven que no llevo todavía dos años de alternativa pero que busco consagrarme”, declaró sobre el riesgo que puede suponer el próximo acontecimiento yo. Para terminar tuvo palabras para su compañero y rival del Domingo: “A Curro le admiro por su pasión y por lo que transmite delante del toro”.

Por otro lado el ganadero Agustín Montes explicó lo que le supone para lidiar en Madrid, al ser una cita tan importante: “Vengo muy responsabilizado porque en Las Ventas siempre me han salido las cosas bien. El listón lo tenemos muy alto. Si por mí fuera saldrían a hombros los dos toreros pero no estoy dentro de mis toros. Mi obligación es traer lo que traigo, es decir, una corrida muy cuidada y muy bien presentada. Hay varios toros para cortar las orejas pero Madrid es muy difícil para todos”.

El empresario Simón Casas en su turno de palabra recordó la última vez que se enfrentaron ambos toreros a un mano a mano juntos: “Presencié aquella corrida y fue de una entrega total. Representó la esencia de la Tauromaquia: competencia, entrega, emoción… En mi interior pensé: “Si soy empresario de Madrid, uno de los primeros carteles que haría sería éste”. Es un cartel de gran competencia, son dos estilos distintos pero los dos son artistas. Apuesto porque el Domingo de Resurrección ambos vais a salir a hombros”, afirmó de cara a los dos matadores.

Para finalizar el acto los dos diestros hablaron de nuevo. Curro Díaz dijo que “los toreros tenemos que hablar en la plaza, todos nos creemos que somos los mejores pero siempre nos gusta ver a los demás. Mi sensación es de mucho respeto a José Garrido”. A lo que el extremeño le  contestó que “en los mano a mano siempre se ha vendido la rivalidad. Ni yo quiero que Curro salga a hombros ni él que yo salga a hombros. Es algo lógico. Lo que yo firmo es dar una gran tarde de toros y salir los dos por la puerta grande… pero que yo corte más orejas”.

Habrá que esperar al domingo para saber quién se alza como vencedor del combate.