El Club Siglo XXI ha celebrado un coloquio el martes noche en el que con una terna de lujo se ha debatido sobre la tauromaquia en el tercer milenio, desde tres  ópticas, la intelectual, la empresarial y la artística. Y para ello tres ponentes de excepción: Simón Casas, Morante de la Puebla y Fernando Sánchez Dragó.

Ante una aforo completo, en el Edificio Eurobuilding de Madrid, los tres participantes estuvieron moderados por Paloma Segrelles que fomentó la participación del público. “Abrió plaza” Sánchez Dragó estableciendo que “la tauromaquia siempre ha generado luces y sombras, pasiones a favor y pasiones en contra. Creo que en estos momentos el movimiento antitaurino está en decadencia, han cometido graves errores. Por otro lado, tenemos mejores toros y creo que nunca ha habido tantas figuras del toreo como ahora. Empieza una nueva era”.

Simón Casas habló de los sueños: “He soñado con Madrid para llegar con coherencia y con lógica. Os prometo que como empresario de Las Ventas nunca voy a especular con otra cosa que no sean vuestros sueños, que son los míos.” Simón Casas hizo un recorrido por su infancia a lo que Morante le replicó: “Yo no decidí ser torero, eso fue como una vocación. Aquello era imposible de dejar de querer ser torero. Simón es la ilusión de todos nosotros, tanto de los aficionados y los toreros, de renovar y hacer una fiesta más romántica que es lo que nunca debió perder la tauromaquia”