En Las Ventas, la exigencia es máxima. Por algo, es la plaza más importante del orbe taurino y por eso, la historia en la monumental, se escribe de diferente manera. Lo excepcional, tiene que ser muy excepcional, pero en ese momento es cuando se produce la historia.

 

10 rabos se han cortado en la historia de la plaza, y Palomo Linares fue el último en hacerlo.

1- Juan Belmonte el 21 de octubre de 1.934 el día de la inauguración de la plaza.

2- Marcia Lalanda el 28 de octubre de de 1.934

3- Manolo Bienvenida el 2 de junio de 1.935

4- Alfredo Corrochano el 22 de septiembre de 1.935

5- Curro Caro el 29 de septiembre de 1.935

6- Lorenzo Garza también el 29 de septiembre de 1.935

7- Domingo Ortega el 24 de mayo de 1.939

8- Vicente Barrera de igual manera el 24 de mayo de 1.939

9- Pepe Bienvenida, no quiso ser menos en dicha fecha, 24 de mayo de 1.939

Décimo y último, y con él, nace un mito, y crece la leyenda. Era el día 22 de mayo de 1.972, y el toro «Cigarrón» de Atanasio Fernández, se fue al desolladero sin el rabo. Sebastián Palomo Linares, fue el último en obtener tal trofeo. Con él, se cierra una historia viva. 

El pasado se sabe, está escrito, y es la historia contada en la plaza de toros de Las Ventas. El futuro, está por escribir, para seguir formando parte de la misma.