Processed with Snapseed.

Ficha del Festejo

Se lidiaron toros de Torrestrella, bien presentados y de juego variado e interesante.

José Garrido, silencio y oreja.
Álvaro Lorenzo, silencio tras aviso y silencio tras aviso.
Ginés Marín, silencio y silencio.

Se guardó un minuto de silencio en memoria de Palomo Linares.

Quizás la afición sevillana hubiera querido ver a estos tres jóvenes toreros luchando en un cartel rematado por las máximas figuras del toreo. La Empresa Pagés o las propias figuras no lo decidieron así y esta tarde se celebraba un autentico duelo por liderar esa joven revolución del toreo.

En lo numérico Garrido ha resultado vencedor cortando una importante oreja a un extraordinario cuarto toro de Torrestrella que fue el mejor del encierro. A este lo recibió de forma magistral con el capote y con ocho verónicas brillantes. Con las rodillas en el suelo comenzó la faena. Vertical y fibrado alternó ambos pitones consiguiendo arrancar los mejores ‘olés’ del tendido maestrante. Una estocada entera le sirvió para pasear una oreja de la tarde.

Ya demostró sus intenciones en el primero de la tarde al que recibió en la puerta de chiqueros. Verónicas de recibo y un bonito galleo por chicuelinas fue lo mejor de este primer toro de la tarde que se apagó muy pronto en la muleta del torero extremeño.

Álvaro Lorenzo perdió toda posibilidad de triunfo alguno en el segundo de la tarde con los aceros. Antes había dejado tres tandas de derechazos templados y largos que fueron aplaudidos por la afición de Sevilla. Esta afición que deseaba volver a ver el gran capote del joven torero no pudo hacerlo en este segundo de la tarde. Escuchó silencio.

El quinto de la tarde era un toro algo salido de tipo para Sevilla que tampoco permitió a Lorenzo torear de capa. Si que lo pudo hacer en el quite Gines Marín con unas bonitas chicuelinas. Ya con la franela solo hubo voluntad por parte de Lorenzo ante la negativa del quinto que una vez más no cumplió el famoso dicho taurino.

Ginés Marín ejecutó un interesante recibo al tercero. Marín comenzó la faena por abajo de forma elegante y torera. El toro que tenia unas embestidas irregulares no ayudó mucho al principio y ya al final el público estaba a la contra del triunfo.Mató de buena estocada.

Marín se fue a la puerta de chiqueros en el que cerraba plaza. Brindó al público y comenzó la faena toreando con al natural. Con la mano derecha consiguió una buena serie pero al volver al pitón izquierdo el toro se rajó pronto. Mató de pinchazo y estocada y silencio para el extremeño.

FOTOS: EMPRESA PAGÉS