En la Plaza de Las Ventas, se celebraba la corrida Goyesca del día de la Comunidad de Madrid, con más de media entrada, se lidiaron dos toros de Salvador Domecq (1)y(2), dos toros de José Vázquez (3)(4), y dos toros de Victoriano del Río (5)y(6), que resultaron bien presentados, desiguales en hechuras y en juego, bien hechos los dos últimos . Destacaron el (3) de José Vázquez por su clase, el (6) por su raza.

Diego Urdiales : saludos tras aviso, saludos , silencio tras aviso
Paco Ureña: silencio , saludos tras aviso y oreja tras aviso.

Abrió plaza el noble de Salvador Domecq que al final no se entregó . Quitó por gaoneras Paco Ureña, luego Diego Urdiales respondió al quite con otro por chicuelinas. Con la muleta el riojano estuvo aseado, logró muletazos sueltos de buena factura. Tras la estocada y el aviso , saludó.

Con el tercero, un toro bueno de José Vázquez que tuvo calidad y embestía hondo, Urdiales brindó al público y estructuró la faena con buenos muletazos y remates de calidad. El toro transmitía e iba a más y Urdiales con trincheras, pases del desdén , terminó su labor . Falló con el acero , media tendida, falló con el descabello y perdió el trofeo que ya tenía ganado y todo se quedó en ovación .

Con el quinto de Victorino del Río, que fue protestado y que embestía descompuesto , el riojano lo intentó por ambos pitones dándole distancia, tiró de técnica pero sin lograr brillar hasta que el toro se rajó . Falló con la espada el toro acunado en tablas tardó en caer y sonó el aviso. Silenciaron su labor.

Paco Ureña recibió al colorado segundo , un buen toro de Salvador Domecq que blandeó y le faltó fuerza y que fue protestado constantemente. Ureña brindó al público logrando sólo una serie pues el toro se lesionó con una fractura la mano izquierda y tuvo que abreviar. silenciaron su labor.

Con el noble cuarto, de José Vázquez el murciano logró una faena de calidad y solidez , templando uno a uno, pero el toro acusó falta de raza y se vino a menos y Ureña se esforzó y con determinación logró llegar al respetable. Falló con el acero y perdió el trofeo y todo se quedó en saludos tras aviso.

Con el sexto un toro de Victoriano del Río que se movió pero que fue desarrollando aspereza y complicación , el murciano tuvo mucho valor que con técnica, verdad y firmeza logro cuajar buenos naturales. Tras la estocada desprendida y la tardanza para caer el animal, sonó el aviso , pero paco Ureña paseó la oreja.