El maestro Enrique Ponce se desplazó a la ciudad de Roma, para asistir a la  exposición de su gran amigo, el pintor colombiano Fernando Botero.

Esta muestra en la que  refleja su inspiración en América Latina y el interés por los artistas del pasado, se podrá visitar en el complejo Vittoriano , hasta el 27 de agosto .

La retrospectiva está dividida en ocho secciones que se estructuran por tema y no por cronología. el objetivo es crar un recorrido que permita al visitante tener una visión conjunta de la obra del artista. Algunas de las obras expuestas, también muestran influencia con el arte italiano, por el gusto por el volúmen de los cuerpos. La Fornarina es un homenaje al renacentista Rafael y el díptico Piero della Francesca, al pintor del mismo nombre.