En una época que se habla mucho de antitaurinos en «La Tierra del Toro» les presentamos las visiones de quien gobierna España, Portugal y Francia acerca del tema toros y tauromaquia.

En España el Rey Felipe VI, hermano mayor de La Real Maestranza de Caballería de Sevilla, en varias ocasiones ha asistido a corridas de toros y sobre el tema ha dicho: «La tauromaquia sigue inspirando creaciones artísticas y culturales en todos los ámbitos».

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy es frecuente verle en los toros en las Fiestas de la Peregrina en Pontevedra y muchas veces se ha pronunciado sobre este tema: «he ido a varias corridas y he tenido la oportunidad de conocer plazas de toros muy bonitas en España. En Pontevedra siempre voy porque es uno de los platos fuertes de la Feria de la Peregrina. Soy contrario, y siempre desde el máximo respeto a todos, tanto a los taurinos como a los antitaurinos, de prohibir por prohibir. Los toros están en nuestra tradición histórica y cultural y en la de otros muchos países, por eso no somos partidarios de su prohibición.»

En Francia el presidente de la República recien electo Emmanuel Macron lo deja claro:

Estoy en este sentido opuesto a la prohibición de la tradición taurina en los territorios“. Emmanuel Macron no había respondido a la alianza anti-taurina, y dijo: “El toreo es una parte integral de la cultura y la economía de Francia, incluyendo el turismo en las regiones del sur. Soy como tal opuesto a la prohibición en los territorios de tradición taurina“.

El antiguo primer ministro y de nuevo candidato Manuel Valls dice sobre los toros: «es algo que me gusta, que forma parte de la cultura, de mi familia… y es una cultura que hay que preservar. Es una tradición que existe en algunas regiones, sobre todo en el sur del país, y hay que mantenerlo», y añadió: «Necesitamos esas raíces. No las arranquemos».

Portugal tiene un presidente de la república que supera todos lo niveles de popularidad y sobre los toros lo deja tan claro que… «Incomprensible» el hecho de que haya personas y movimientos que se oponen a la realización de corridas de toros en Portugal. Afirmando que no se ve como un «hombre de las cavernas» o un «troglodita», como a veces son clasificados los aficionados por los activistas anti-corridas, el profesor universitario dio el ejemplo de Pablo Picasso, que «era un amante de los toros y tenía Una visión de izquierda «, o del propio Manuel Alegre, que además de ser político y poeta» es cazador y le gustan las corridas de toros «.

Cuanto al Primero Ministro de izquierdas de Portugal Antonio Costa que tiene un gobierno de coligación de socialistas, comunistas y bloque de izquierdas (Podemos) se ha dejado ver alguna vez en los toros por Lisboa, Campo Pequeño y sobre el tema es parco en palabras pero añade que: «Creo que es una buena regla confiar a los municipios lo que deben ser las decisiones relativas a esos espectáculos, como otros que involucra animales» y «Solo así respondemos a lo que debemos salvaguardar: por un lado la preservación y el refuerzo del bienestar animal y, por otro lado, contener y respetar las tradiciones en los espacios donde tienen una densidad que justifica que, democráticamente, esos municipios entiendan que las deben continuar «.

Nos parece claro que algunos de nuestros gobernantes no son aficionados, otros se mojan por la tauromaquia y si es muy claro,  ninguno esta en contra de los Toros.