Hace 97 años moría en la plaza de toros de Talavera de la Reina Joselito el Gallo, el Rey de los Toreros, tras una cornada de Bailaor, un toro de la Viuda de Ortega. Una de los figuras más importantes que jamás haya dado el mundo del Toro, por su forma de torear, su forma de sentir la magia, de hacer vibrar, su forma de ser.
Miembro de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Macarena durante años, fue el 30 de mayo, tras su muerte, la única vez que esta Virgen ha sido vestida de riguroso luto. Así mismo, él fue quién regaló a tan insigne Virgen algo que ésta porta siempre en su pecho, sea cual sea la forma en la que se encuentre vestida: las famosas mariquillas de Joselito.
Su cuñado, amigo y compañero Ignacio Sánchez Megias le llora momentos después de conocer su muerte.
¡¡Larga vida al rey de los toreros!!

Francisco Urbano.