Tras el éxito cosechado el año pasado Dos Hermanas volvió a acoger una corrida de toros en la que se dieron cita Manuel Díaz «El Cordobés», Francisco Rivera «Paquirri» y Antonio Nazaré estoqueando un encierro de Sancho Dávila. El público disfrutó y los tres diestros salieron por la puerta grande de la plaza portátil instalada.

Manuel Díaz «El Cordobés» tuvo que lidiar en primer lugar con un toro manso. Con el capote estuvo bien dejando un ramillete de verónicas rematadas con una media. A pesar del leve castigo en varas el animal se vino abajo y se rajó pronto en la muleta, en la que El Cordobés solo pudo completar una buena tanda de derechazos y después tiró de recursos, con salto de la rana incluido, para calentar al público y conseguir la primera oreja tras una estocada trasera y dos descabellos.

Con el cuarto de la tarde, Manuel Díaz estuvo a gusto con él, alternando muletazos por ambos pitones dando muestras de su oficio adquirido por todos los años de alternativa que lleva. El toro se acabó pronto, acortó las distancias y dejó una tanda meritoria de derechazos y otra de ayudados al natural. Esta vez sí dejó una buena estocada arriba y le cortó las dos orejas.

Francisco Rivera Ordoñez, en el año de su despedida, tuvo en su primer toro un buen colaborador. Con el capote estuvo asentado y templado por verónicas rematadas con dos medias. Brilló el torero de dinastía en banderillas, con tres pares reunidos y variados. Con la muleta la faena tuvo un nivel bastante bueno yendo a menos el motor del toro. Los mejores momentos llegaron toreando al natural, y para concluir dejó unos pases mirando al tendido que encendieron al público. La estocada trasera sirvió para que cayera el toro y que le cortase las dos orejas.

Con el quinto de la tarde no pudo lucirse con el capote, ya que el toro no se lo permitió. Igual que en el primero de su lote puso banderillas que fueron muy aplaudidas, y con la muleta comenzó la faena sentado en el estribo saliéndose con el toro al tercio. El toro le protestaba y fue una faena muy enganchada rajándose el toro muy pronto. Necesitó dos pinchazos y cinco descabellos para acabar con el toro.

El torero local Antonio Nazaré fue el triunfador de la tarde, y el que desarrolló el toreo más puro de la corrida. Con su primer toro le concedieron los máximos trofeos tras cuajarlo con la muleta en una faena cimentada en su mayoría por el pitón derecho. La tanda más conseguida fue la segunda, el torero nazareno estuvo poderoso, templado y encajado demostrando el gran concepto de su toreo. El final de faena también fue muy bueno, intercambiando pases por ambos pitones y dos grandes pases de pechos. La estocada cayó tendida pero fue efectiva.

El último de la tarde fue el toro con más transmisión y mejores embestidas. Nazaré dejó un buen recibo capotero por verónicas y cuidó al toro en todos sus tercios. Con la muleta volvió a dar muestras de su gran momento. Fue una faena larga, con transmisión, de toreo puro y de verdad, dándole el pecho en el cite y de trazo largo en el muletazo intercambiando ambos pitones. Finalizó la faena con manoletinas y pases de rodillas. Tras pinchazo y estocada se llevó las 2 orejas.

Plaza de Toros de Dos Hermanas.

Tres cuartos de plaza.

Manuel Díaz «El Cordobés». Oreja y 2 orejas.

Francisco Rivera «Paquirri». 2 orejas y saludos.

Antonio Nazaré. 2 orejas y rabo y 2 orejas.

Fran Vergara.