En la Plaza de toros de Campo Pequeño se vivió una gran tarde. Era el segundo festejo de la temporada y con más de tres cuartos de entrada, se lidiaron los toros de Antonio Charrua para la lidia a caballo,  bien presentados, con nobleza , faltos de fuerza y de transmisión. Dos de Manuel Veiga para la lidia de a pié, faltos de fijeza y de desigual comportamiento.

  • Joao Moura hijo: vuelta y vuelta
  • Miguel Moura: vuelta y vuelta
  • Antonio Ferrera : vuelta y vuelta con ovación en los medios.

El matador extremeño Antonio Ferrera demostró en Lisboa, que se encuentra en un gran momento y ante los ejemplares de Manuel Veiga que tuvieron desigual comportamiento, puso técnica, templó , mandó y los fue metiendo en faena a cada uno de ellos , enseñándoles a embestir con mucha táctica y ganas. Consiguió levantar a los aficionados del asiento que al finalizar lo obligaron a salir a los medios.