Dicen que los gitanos no quieren buenos principios, pero la tarde de hoy empezó mal, devolviendo un toro al corral, y terminó mal. La falta de casta, de hasta tres ganaderías diferentes (Valdefresno, la ganadería titular, Adelaida Rodríguez y Carriquiri), dejaron la tarde prácticamente vacía de contenido, y en la que solo se pudo vislumbrar el buen momento que atraviesa Fortes y el apabullante valor de Juan Leal.

Comenzó la tarde devolviendo al corral el inválido primero, en su lugar Daniel Luque corrió turno saliendo el que estaba reseñado como cuarto, un toro que humillaba de inicio pero que no tenía recorrido ni clase parándose muy pronto en la muleta. A pesar del buen trato que le dio Daniel Luque y su cuadrilla el animal perdió las manos y el público no le echó cuenta. Poco pudo hacer el diestro de Gerena, se justificó, enseñó al toro y lo mató de una estocada hábil.

El cuarto de Adelaida Rodríguez también se fue para atrás por una evidente falta de fuerza. En su lugar salió el de Carriquiri, que presentó un comportamiento típico de haberse llevado varios días en los corrales saliendo muy manso de inicio y haciéndose muy costosa su lidia, especialmente en el tercio de varas. Movió a los picadores Daniel Luque para darle todas las ventajas al toro, que tras un buen rato intentándolo consiguió que «Jabato» le propinara dos buenos y hábiles puyazos. El animal con la muleta sólo tuvo una tanda con la diestra en la que Luque estuvo muy encajado y estético. A partir de ahí el toro se paró y el público volvió a desconectar del ruedo.

En cuanto a Fortes se puede destacar el buen momento que atraviesa, está mucho más templado y reposado con un valor más inteligente que en temporadas anteriores. Su primer toro, el segundo de la tarde, también estuvo muy justo de fuerzas en los primeros tercios, quedándose sin transmisión, ni raza con la muleta. Fortes muy dispuesto comenzó la faena de rodillas en los medios de la plaza con el cartucho del pescado y a continuación dejó una buena tanda de naturales de rodillas. Estuvo muy asentado durante toda la faena pero pronto el toro comenzó a salir desentendido de la muleta, sin que el público le diera importancia. Exceso de nobleza que llegó a aburrir al público. Dejó una buena estocada y dos descabellos siendo aplaudida su actuación.

Con el quinto de la tarde tampoco tuvo suerte. Un animal de Fraile Mazas que le faltó casta, fijeza y motor. Fortes estuvo muy asentado y firme pero con tan poca materia prima no pudo haber lucimiento, sin haber mucho que destacar.

Por su parte el francés Juan Leal tuvo la actuación más impactante de la tarde con el tercero del encierro, más por su apabullante valor que por las condiciones del toro, que pronto se rajó y se paró. El francés brindó el toro al maestro «Pedrés» y quiso comenzar la faena en los medios realizando la pedresina y quedándose en el sitio para pasarse el toro por la espalda. El toro se coló en varias ocasiones por el pitón derecho, siendo muy pegajoso y sin desplazarse. Al final acabó acobardado en tablas, y allí le plantó cara Juan Leal, logrando dos tandas importantes en la que imperó las cercanías, los circulares y la firmeza de plantas, habiendo emoción por los terrenos que pisaba el diestro francés. Dejó media estocada arriba y utilizó el descabello para pasaportar al toro.

Con el último de la tarde poca historia hubo. No le dejó ni arrimarse, un animal falto de casta, raza, emoción, y fuerza que transmitía apatía. Estuvo firme Juan Leal que no quiso alargar mucho la faena por las protestas del público. Hay que destacar que el toro en un arreón de manso estuvo a punto de coger al torero.

Finalmente el público se marchó enfadado tras la tarde tan vacía que vivieron y gritando «Toro, toro» porque eso es lo que está faltando en la presente Feria de San Isidro, ya que hay que recordar que si «el toro se mueve se mueve la fiesta, si el toro se para se para la fiesta y si el toro se cae se cae la fiesta», y hoy hubo las dos últimas.

Ficha técnica

Plaza de toros de las Ventas

Decimotercera de abono. 14.859 espectadores.

Toros de Valdefresno. Faltos de fuerza, casta y raza. Devueltos a los corrales el 1º y el 4º. En su lugar uno de Adelaida Rodríguez inválido y otro de Carriquiri manso.

Daniel Luque (sangre de toro y oro). Silencio y silencio.

Fortes (espuma de mar y azabache). Palmas y ovación.

Juan Leal (malva y oro). Ovación y silencio.

Incidencias: al romper el paseíllo se guardó un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas del atentado terrorista de Manchester.