Tarde larga, espesa y en ocasiones tediosa la que se ha vivido en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Los novillos de la ganadería de Villamarta imposibilitaron el lucimiento de los tres novilleros que componían el cartel, Santana Claros, Lagartijo y Rodrigo Molina, siendo lo más destacado el tercio de banderillas del último de la tarde compuesto por tres buenos pares de banderillas a cargo de Ángel Luis Carmona y Pedro Muriel y la brega de Manuel Fernández, quién también se desmonteró en el tercero de la tarde.

Santana Claros abrió la tarde con un novillo de Villamarta al que le faltó clase y emoción teniendo mejor inicio que final en sus embestidas. El de Fuengirola estuvo aseado con el capote y cuidando al novillo en el caballo, debido a su carencia de fuerza. Lo mejor fueron los ayudados a media altura con los que inició la faena, sacó gusto y compuso la figura. A partir de ahí no tuvo acople en ningún momento la faena, habiendo varios enganchones y alargando en exceso el trasteo por ambos pitones. Con la espada dejó una estocada caída tras un pinchazo.

El cuarto de la tarde tuvo gran clase en sus embestidas pero muy poca duración. Uno de los momentos más lucidos de la tarde fue con el recibo por verónicas largas y templadas a este astado de Villamarta. Destacó también el quite por la espalda de Lagartijo. Con la muleta el novillo duró muy poco destacando únicamente una tanda de cuatro derechazos buenos, con temple y belleza. Tras comenzar a sonar los acordes de la banda de música, se echó la muleta a la zurda y el novillo se acabó, muletazos de uno en uno y con varios enganchones. Volvió a la derecha pero el cuadrúpedo se paró. Dejó una estocada atravesada de gran ejecución.

El segundo de la tarde le correspondió al cordobés Lagartijo. El de Villamarta fue un novillo huidizo, manso con genio y emoción en sus embestidas pero requería oficio para estar delante, y eso fue lo que le faltó al novillero. Cumplió con el capote y, después con la muleta estuvo sobrepasado por momentos por la acometividad de genio del astado. No le terminó de coger el aire enganchándole en la mayor parte de los muletazos haciendo que el toro se rajase. En uno de los muletazos por la izquierda el animal prendió al novillero por el brazo produciéndole una contusión que mermó a Lagartijo para toda la tarde. Dejó una estocada arriba y saludó una ovación desde el tercio.

El quinto fue otro novillo sin clase y protestón en sus embestidas. Lagartijo, mermado de facultades físicas tras el golpe en el brazo, no pudo lucirse con el capote y delegó la brega en su subalterno. Comenzó la faena imponiéndose con muletazos de mano baja rematados con un molinete garboso. Después tuvo una muy notable tanda en redondo que el novillo le desarmó cuando más relajado se encontraba el cordobés. Tras el desarme el animal se aburrió y empezó a salir con la cara alta de los muletazos. Voluntad sin premio para Lagartijo que cerró la faena con un arrimón que gustó a los tendidos.

Por su parte el torero local Rodrigo Molina sorteó en tercer lugar un novillo con escasa fuerza pero con clase que fue devuelto a los chiqueros, o es al menos se intentó ya que tras más de diez minutos intentando que el animal regresase de dónde salió se tuvo que apuntillar desde el burladero. En su lugar salió otro de Villamarta al que le faltó emoción en sus embestidas haciendo honor a su nombre «Insípido». Molina estuvo animoso con las verónicas de salida aunque sin ajustarse. El novillo cumplió en varas y Santana Claros le hizo un buen quite por chicuelinas ajustadas. Con la muleta hay poco que destacar por el escaso juego del novillo. Rodrigo Molina estuvo firme, se puso en el sitio y pegó muletazos templados, sobre todo al natural en una tanda en la que obligó al novillo a seguirla. Dejó una estocada delantera y perpendicular.

Con el que cerró plaza, otro novillo descastado, con nobleza pero sin fondo estuvo muy dispuesto recibiéndole con dos faroles de rodillas en el tercio seguidas de una tanda de verónicas. Galleó por chicuelinas para llevarlo al caballo. Con la muleta estuvo correcto, aseado pero sin lucimiento. Nuevamente el novillo echaba la cara arriba al salir del muletazo diluyéndose la tarde en la espada de Rodrigo Molina.

Ficha técnica

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Media plaza.

Novillos de Villamarta. Buena presentación y de escaso juego. Faltó casta y motor.

Santana Claros (verde esperanza y oro). Silencio y saludos.

Lagartijo (azul marino y oro). Saludos y silencio.

Rodrigo Molina (grana y oro). Saludos y silencio.

Resumen Maestranza 28 Mayo 2017 internet from Maestranza Pagés on Vimeo.