Plaza de Toros de Sabiote. ¼ de plaza. Se han lidiado cuatro toros de la ganadería de D. Sancho Dávila Iriarte “Conde de Villafuerte Bermeja” de Santisteban del Puerto (Jaén) en un mano a mano entre los diestros Adrián de Torres, de Linares y el torero de Santa Cruz de Mudela, Emilio Huertas. Sobresaliente del festejo, Enrique Martínez “Chapurra”.

Tarde veraniega hoy en Sabiote, mucho calor y un buen ambiente como siempre en este coqueto coso sabioteño donde hemos podido disfrutar de las ganas de unos jovencísimos toreros que intentan abrirse paso en este difícil mundo taurino.

Toros de procedencia Maribel Ibarra criados en tierras jienenses, concretamente en la Finca “Puerto Laca” de Santisteban del Puerto. Esta ganadería fue fundada en 1929 don Ángel Rodríguez García con reses procedentes de Martínez. En 1943 pasó a don Lorenzo y don Emilio Rodríguez Pacheco que en 1975 la vendieron a don Enrique García de la Serna. En 1985 la adquiere don Sancho Dávila Iriarte, el cual, en la década de los sesenta, popularizó el nombre de “Sancho Álvaro” como matador de toros, modificando el hierro, utilizando el mismo diseño que en su día tuvo su padre como ganadero de la Unión. Eliminó las anteriores reses, formando la ganadería con vacas y sementales de Maribel Ybarra y Torrealta.

ADRIÁN DE TORRES.- El torero ha estado con muchas ganas toda la tarde. Recibe a su primero con unos extraordinarios lances, la tarde empezaba con esperanzas ya que además el toro metió bien la cara en el caballo. En el tercio de banderillas ya empezó a denotar el toro su blandura quedándose corto en sus embestidas.

Llega con poca fuerza a la muleta de torero linarense y este con un buen planteamiento de faena ya que a pesar de la poca fuerza el toro demuestra nobleza, lo lleva muy bien templado y tira del toro hasta el final del muletazo. Por el pitón izquierdo también resulta bueno el ejemplar de D. Sancho, noble y con fijeza, Adrián vuelve a demostrar el dominio sobre la res acompañando con despaciosidad la embestida del toro que no hizo ni un extraño en toda la faena. Pinchazo y estocada siendo premiado con una oreja.

El segundo de su lote derriba en el caballo pero su poder se agota pronto y vuelven a fallarle las fuerzas al animal que al igual que el primero resulta noble en sus embestidas pero al ser tan corto su recorrido, el torero no puede ligar las tandas y aunque los muletazos resultan limpios, la poca trasmisión del toro emborrona la faena del torero linarense. El fallo a espadas le priva de salir por la Puerta Grande de esta centenaria Plaza de Toros.

EMILIO HUERTAS.- El torero manchego también ha estado con muchas ganas toda la tarde. Su primero se queda corto de salida y le es imposible torear de capa imposibilitando el lucimiento con el percal. Toma un puyazo saliendo suelto.

Este toro también se queda corto en la muleta y repone con mucha rapidez suponiendo incomodidad al torero que no puede ligar las tandas como hubiera sido el gusto tanto del propio torero como de los buenos aficionados que se encontraban esta tarde en los tendidos.

Faena donde resalta la voluntad del torero. Pinchazo y estocada que es premiada con una oreja.

Su segundo, “Resultón” de nombre, herrado con el número 27 y negro de capa ha sido quien ha salvado la tarde. Un animal que desde que saltó al ruedo demostró poder, nobleza y bravura.

Buenos lances con el capote de parte del torero a un toro que va largo y se desplaza con suavidad. Toma bien la vara a una prudencial distancia.

Emilio Huertas comienza la faena de muleta en el tercio por bajo saliéndose y rematando en los medios con un excepcional pase de pecho.

Extraordinario toro de D. Sancho Dávila, noble y bravo, con fijeza, suave y larga embestida. El torero lo entiende perfectamente y realiza una faena honda, profunda, con gusto por ambos pitones, a la hora de matar el público insistente pide el indulto y la Presidencia accede a la petición. Dos orejas y rabo simbólicos para el torero y salida por la Puerta Grande.

Y hasta aquí lo acontecido en la Plaza de Toros de Sabiote esta tarde deseando llegue su Feria y Fiestas en conmemoración a San Ginés de la Jara donde como es habitual se ofrecen unos inmejorables carteles donde como debe de ser y aquí en Sabiote se cumple, el TORO es el protagonista, por eso el consabido dicho hecho ya famoso por los aficionados de “Aún nos queda Sabiote”, como siempre ha sido un placer estar en esta bella y medieval ciudad. Un saludo a todos.