Un «Beato» un «Cantapájaros» de Victoriano del Río, y colgado el cartel de «No hay billetes» para presenciar la corrida de hoy con Miguel Ángel Perera, López Simón y Roca Rey. ¡Cartel redondo y rematado! ¡Ah! Pero los tres espadas con esa necesidad de reivindicación de figuras, ya que en sus anteriores comparecencias, no tuvieron suerte en Madrid.

Mientras tanto, S.M  el rey emérito D Juan Carlos, en el tendido.

Abría la tarde Jocundo, un toro frío y abanto de salida, tanto en el capote de Miguel Angel, como en el peto del caballo. En la muleta del extremeño, se quedaba en el vuelo de la muleta. Pegajoso por momentos. Miguel Ángel lo probó por ambos pitones, pero poco pudo hacer excepto matarlo de algo más de media estocada. Silencio.

Con su segundo, Perera ya mostró esa sensación de querer reivindicar su sitio con el capote. Crudo lo dejó en el caballo ¡Vuelta y vuelta! Pues el torero quiso apostar en la muleta por la buena condición del toro. Sin dudas, toreando para el toro, toreando sin apretar pero ligado y profundo por ambos pitones. ¡Cambio de manos, y cercanías! En una faena desde principio hasta el final, totalmente estructurada. Estocada en todo lo alto, para cortar una oreja de peso.

El de bajaras, tenía que reencontrarse con su plaza, y con el mismo. Y así lo hizo y se mostró voluntarioso con el capote mientras que el toro manifestaba su falta de fuerza. En el peto del caballo, simplemente cumplió. Pero Simón fue inteligente y sin probar al toro, toreó en redondo y  sin dudas  por el pitón derecho, donde vio rugir su plaza. Tres tandas de mucha ligazón y de reencuentro. Pero poco duró la alegría, pues el animal mostró otra condición por el pitón izquierdo, y luego no remontó el tono de la faena por el derecho. Una estocada entera fue el punto de inflexión, donde Simón escuchó de nuevo y recogió, la ovación del público desde el tercio.

El segundo de Simón, mostró buena condición de salida, y el torero de barajas ya lo supo ver en el capote. En el tercio de varas, derribó al caballo en su primer encuentro, y en el segundo, Tito Sandoval, apuntó en toda la yema, y obtuvo el reconocimiento del respetable que saludó con el castoreño en mano. El toro en banderillas, se vino arriba. Alberto comenzó el inicio de faena en el centro toreando en redondo y con las rodillas clavadas en tierra ¡Los olés en el tendido oiga! Toro bravo y venido arriba, metiendo la cara por el pitón derecho, con ese punto de transmisión necesario para crear emoción y conexión con el tendido. Pero por el izquierdo, la faena fue a menos, y bajó de forma estrepitosa la intensidad de la misma. ¿Un espejismo? Tras el fallo con los aceros, Simon escuchó palmas para el toro en el arrastre, y para él un silencio.

Beato, y Roca Rey…Su primero con un nombre célebre en la casa de Victoriano. Lógicamente, nada tenia que ver con el qué mató Esplá. Manso, buscando tablas desde el inicio, y Roca Rey, buscando sacar agua del pozo con el capote. En el caballo y tercio de banderillas, el toro ya mostró su identidad. En el último tercio, todo tuvo que ser al hilo de las tablas y buscando la improvisación, metiéndose entre los pitones del toro. Hacía tiempo que no veíamos en Madrid una faena así, y tan cerca de chiqueros. Mano baja, y esa dosis de valor tan característica en Andrés, puso al público de acuerdo. Estocada en todo lo alto, para cortar la primera oreja de la tarde.

Su segundo, fue un mar de dudas en los primeros tercios, con bronca incluida al picador. ¡Madrid tiene éstas cosas! Pero Andrés no tenia esa intención de irse de vacío. Con la muleta, y con un toro incierto que por momentos soltaba la cara, buscó ese punto entre el someterle, poderle, y por momentos torearle con templanza. Un oasis en el desierto, y con la exigencia del público de Madrid. Intento fallido del peruano qué mató de estocada en todo lo alto. Tras estocada entera y uso del descabello, Roca Rey escuchó silencio.

FICHA DEL FESTEJO:

Toros de Victoriano del Río, serios, bien hechos, y con mucha romana, de comportamiento variado, y rajandose en el último tercio, destacando el quinto de la tarde, con mucha transmisión por el pitón derecho y encastado.

Incidencias: Saludó con el castoreño en mano, Tito Sandoval tras el tercio varas al quinto de la tarde.

Miguel Ángel Perera. Silencio y oreja.

López Simón. Ovación y silencio.

Roca Rey. Oreja y silencio.