Tarde muy ventosa en la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid en la que los aficionados acudieron a la primera plaza del mundo con la ilusión de ver una corrida de toros encastada, con fuerza y raza de la ganadería de Cuadri, y se quedó en una tarde aburrida, con escaso contenido y en la que sólo un toro, el sexto, fue encastado. Al final el público se fue decepcionado de la plaza.

Los toreros estuvieron con solvencia y técnica ante las dificultades que presentaron los astados de la ganadería que pasta en la localidad onubense de Trigueros. Lo más lucido lo realizó Fernando Robleño al cuarto de la tarde al que tan sólo la espada le privó de un trofeo. Javier Castaño estuvo muy voluntarioso demostrando firmeza y valor con el peligroso quinto. Por su parte José Carlos Venegas recibió dos volteretas de sus dos oponentes realizando una actuación con más voluntad que acierto demostrándose la falta de oficio en buena parte de la tarde que la suplió con valor y verdad.

Abrió la tarde un toro de impecable presentación, muy en el tipo de esta ganadería. Salió con codicia y con movilidad pero con escasa clase en el capote de Fernando Robleño. Tras salir del primer puyazo, en el que no se empleó, perdió las manos comenzando las protestas en los tendidos. En el tercio de banderillas, si bien no se cayó, tardeó y echó la cara arriba dificultando la labor rehiletera. Quiso comenzar la faena de muleta en los medios para torear en redondo pero el de Cuadri no se arrancó teniendo que acortar las distancias. El cuadrúpedo perdió las manos en cuanto le obligó Robleño. El de Madrid estuvo muy voluntarioso ante un toro que cuando venía a la muleta no se desplazaba y soltaba la cara al final de cada muletazo. Con la espada dejó una estocada baja muy efectiva tras un pinchazo. Silencio para el diestro y para el toro.

Entipado en lo que es el toro de Cuadri fue el segundo de la tarde. Huidizo y con embestidas sin clase en el capote de Javier Castaño, que estuvo dándole lances siempre a favor del toro. Empujó sin humillar en el peto. Sensacional fue la forma de torear a caballo de Pedro Iturralde consiguiendo que el de Cuadri se arrancase de lejos en la segunda entrada. Tras el tercio de varas, José Carlos Venegas realizó un quite muy ajustado por saltilleras. Destacó, como viene siendo habitual, la cuadrilla al completo con un excelente y lucido tercio de banderillas a cargo de Marcos Leal y Fernando Sánchez y en la brega Marco Galán. En la muleta, Javier Castaño estuvo muy condicionado por el viento y por las escasas condiciones del toro óptimas para el triunfo. No humilló y no se desplazó por ninguno de los dos pitones. Castaño estuvo muy técnico, siempre bien colocado, intentando aprovechar las embestidas del toro aunque sin apenas lucimiento. El de Cuadri se puso muy incomodo a la hora de entrar a matar ya que tapaba la salida al diestro salmantino que dio tres pinchazos y otros cinco golpes de descabello para acabar con el toro. Silencio para Castaño y pitos para el toro.

El tercer capítulo de la tarde fue para la labor de José Carlos Venegas. El jienense estuvo muy técnico de salida ante una embestida sin desplazarse y algo humilladora del de Cuadri. Hizo una pelea defensiva en el peto y salió con poca clase del caballo. No hubo lucimiento en el tercio de banderillas. Comenzó la faena sin probaturas Venegas sin que el toro le permitiera el muletazo largo y con transmisión, a pesar de tener movilidad no salía de la muleta. Se fue agriando a medida que transcurría la faena con embestidas brutas y tardas. Cogió la muleta con la mano izquierda y el toro sacó muchas más complicaciones llegando a prender al torero por la pierna pero sin penetrar el pitón. Dejó una media estocada  en buen sitio que hizo que el toro se echara. Ovación para Venegas y silencio para el toro.

La segunda parte de la corrida se inició con el cuarto de Cuadri, un animal que salió braceando y embistiendo con las manos por delante dificultando el saludo de Robleño. Protestó en exceso el toro en el caballo. Muy eficaz la cuadrilla de Robleño con las banderillas. Comenzó la faena toreándolo por el pitón izquierdo dando varios muletazos encadenados aunque sin gran clase pero que permitieron la primera ovación de la tarde. No dudó el madrileño y se echó la muleta a la derecha consiguiendo muletazos con profundidad y emoción. Hubo mucha verdad en la actuación de Robleño, tragó mucho y le hizo todo a favor de obra para animar al toro a embestir. El toro se acobardó pronto en tablas parándose y defendiéndose en exceso ante la firmeza de Robleño. Con la espada dejó otra estocada baja tras un pinchazo. Ovación para Robleño y silencio para el toro.

El quinto de la tarde arrebató el capote a Javier Castaño de inicio siendo recibido por el subalterno Marcos Leal tras el desarme. No dio muchas esperanzas el toro con el capote ya que tenía una embestida brusca sin desplazarse. Cumplió con el caballo en el primer encuentro y rehuyó la pelea en el segundo. Expuso mucho Fernando Sánchez con los dos pares ante un complicado toro para banderillearlo, ya que Marco Galán sólo pudo dejar una banderilla. Castaño decidió comenzar la faena con doblones para someter al toro. Al ponerse para torear el toro le tiró varias embestidas al pecho, poniendo en alerta al torero y al público. Mucho peligro por ambos pitones. El salmantino tiró la moneda y aguantó mucho consiguiendo un par de tandas meritorias por el lado derecho imponiéndose al toro. Pinchazo y estocada entera algo tendida. Ovación para Castaño y pitos para el toro.

El último Cuadri de la corrida salió humillando pero con justeza de fuerza. Venegas salió muy decidido y arrancó unas palmas con el saludo a la verónica. Se dejó pegar en el caballo pero sin excesivo celo ni poder. Perdió las manos en varias ocasiones y eso avivó las protestas del público aunque el presidente lo mantuvo en el ruedo. El tercio de banderillas transcurrió entre la ineficacia de los subalternos y las protestas del público con la evidente falta de fuerzas del toro. El de Cuadri sacó clase y emoción en la muleta y José Carlos Venegas consiguió una primera muy buena tanda de derechazos. Le faltó enfibrarse y creérselo más con el toro, que embistió con clase por ambos pitones aunque algo tardo. Al final de la faena dio una tanda de naturales de uno en uno cruzándose al pitón contrario obteniendo eco en los tendidos. Tras irse a por la espada quiso cerrar la faena con unas bernardinas prendiéndole en la primera de ellas, dándole una voltereta sin que le penetrase el pitón pero recibiendo una buena paliza. Dejó un bajonazo para acabar con el toro. Ovación para el torero que pasó a la enfermería aquejado de las costillas y silencio para el toro.

Ficha técnica

Plaza de toros de Las Ventas. 18.298 espectadores.

Toros de Cuadri. Bien presentados. 1º justo de fuerza con embestidas codiciosas. 2º falto de fondo y clase. 3º con dificultades y sentido. 4º movilidad sin clase ni fondo que se acobardó. 5º brusco y con peligro. 6º encastado con clase y justo de fuerza.

Fernando Robleño (azul pavo y oro). Silencio y ovación.

Javier Castaño (caldera y oro). Pitos y silencio.

José Carlos Venegas (frambuesa y oro). Silencio y palmas.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio al romper el paseíllo por los atentados de Londres. Se desmonteraron Marcos Leal y Fernando Sánchez en el tercio de banderillas del segundo toro. Ovacionado Pedro Iturralde en el segundo toro. Fernando Sánchez también se desmonteró en el quinto.

José Carlos Venegas pasó a la enfermería al terminar con el sexto de la tarde.

Sergio Maya / @sergiomaya7