Basado en el REAL DECRETO 60/2001, de 26 de enero, sobre el prototipo racial de la raza bovina de lidia. Publicado en BOE, número 38 de 13 Febrero 2001.

Encaste Santa Coloma:

Fue creado este encaste mediante la fusión de dos líneas puras procedentes de la casta Vistahermosa, la “Ibarra” y la “Saltillo”. Se corresponde con un prototipo elipométrico, subcóncavo y brevilíneo. Son animales terciados, pero de conjunto armónico, de esqueleto y piel finos. En la cabeza resulta relevante, además de la concavidad del perfil frontonasal, el aspecto de los ojos, que son grandes y saltones. Pueden presentar el morro afilado (hocico de rata) con la cabeza alargada y estrecha de sienes, pero lo más frecuente en que ésta sea más ancha de sienes con el morro ancho y chato. Las encornaduras, como norma, no son muy desarrolladas. El cuello tiene una longitud media, la papada aparece muy poco marcada (degollados) y el morrillo no alcanza un grado de desarrollo muy acusado. El dorso y los lomos son rectos, la grupa redondeada, las extremidades de longitud media y la cola fina. Las pintas típicas son principalmente cárdenas y negras, dándose en menor medida tostadas y berrendas (en negro y en cárdeno). Las pintas castañas y coloradas aparecen de forma excepcional. Los accidentales más frecuentes son el entre pelado y aquellos en forma de manchas blancas (careto, lucero, estrellado, jirón, aldiblanco, bragado, meano, calcetero, coliblanco y rebarbo). Dentro de este encaste existen tres líneas de origen común:

  • 1 . Línea Buendía: Es la más abundante y significativa y que ha recibido mayor influencia de “Saltillo”. Predominan pintas cárdenas en todas sus variantes y negras, dándose en menor medida tostadas y berrendas en negro y cárdeno. Dichos pelajes suelen ir acompañados de una amplia variedad de accidentales.
  • 2. Línea Graciliano Pérez Tabernero:
    Es la rama más “ibarreña” de origen Santa Coloma.
    Tiene mayor desarrollo esquelético, mayor desarrollo de defensas y mayor predominio de pintas negras, siendo más raras las cárdenas. Los accidentales suelen limitarse a la presencia de entrepelado, bragado, meano, listón y rabicano.
  • 3. Línea Coquilla: Rama con predominio “ibarreño. Los ejemplares son los más elipométricos y brevilíneos del encaste, con el menor desarrollo de defensas. Presentan poco peso, siempre finos de proporciones y extremidades. Pintas negras, tostadas y en mucha menor proporción cárdenas y castañas, teniendo como accidentales más comunes el listón, entrepelado y los formados por manchas blancas.

Ayer, funcionó y bien la corrida de Rehuelga, con tres toros destacados de dicho encaste.

Y me pregunto yo…  ¿Por qué las figuras no vuelven a apuntarse a los de Santacoloma? De hacerlo, abrirían más el abanico de la variedad, y enriquecerían el patrimonio interno taurino.

Sin duda alguna, es una deuda interna y externa que tienen y tendrán con la historia del toreo, con el aficionado, y con la cabaña brava.