Hablar de Miura en resumidas cuentas y en unas breves líneas, es hablar de la historia de la cabaña brava y del toreo. Es contar una historia real con 175 años de leyenda, marcada por los miedos, triunfos, tragedias, y de un toro con identidad propia que nos remonta en su totalidad al Siglo XIX. 

Basado en el REAL DECRETO 60/2001, de 26 de enero, sobre prototipo racial de la raza bovina de lidia publicado en el BOE número 38 de 13 Febrero 2001

Casta Cabrera (encaste Miura)

Los ejemplares son longilíneos, con perfil cefálico subcóncavo, de gran alzada, con cabeza y cuello largos. Su mirada es muy expresiva, el abdomen es recogido y suelen ser zancudos. Presentan encornaduras bastante desarrolladas, gruesas en su base y que se insertan por detrás de la línea de prolongación de la nuca en el frontal. A pesar de su tamaño no gozan de una buena conformación desde el punto de vista cárnico y presentan variedad de pintas, predominando los negros, cárdenos, castaños, colorados y con menor frecuencia sardos y salineros, y la mayoría de las particularidades complementarias o accidentales.