Noche calurosa en Sevilla en la que los aficionados acudieron en buen número para contemplar el mano a mano de dos diestros de la tierra y que ambos están acartelados para tomar la alternativa en la próxima feria de San Miguel. Nos referimos a Pablo Aguado y Rafael Serna. La novillada del Parralejo, de hechuras de ensueño, le faltó motor y raza en general, apuntando buenas cosas en los primeros tercios sin llegar al tercio final.

Pablo Aguado fue golpeado en el pómulo al entrar a matar en su primer novillo, obligándole a Rafa Serna a lidiar dos novillos seguidos ante la ausencia de Aguado que estaba recuperándose en la enfermería. Rafa Serna no tuvo opciones en su lote, mientras que Aguado tuvo tres novillos interesantes en los que por unas cosas o por otras no pudo redondear la noche consiguiendo el triunfo tan deseado quedándose en tablas el encuentro.

Se inició el mano a mano con Pablo Aguado dirigiéndose a la puerta de chiqueros para recibir al primero de la noche rodillas en tierra a porta gayola que salió limpia tras un parón, después el toro embistió sin fijeza sin permitir el lucimiento de Aguado pero pudo dejar dos medias verónicas reunidas. Recibió dos puyazos leves y caídos. Entró en quite Rafa Serna dejando unos lances por delantales estéticos. Eficaz fue el tercio de banderillas a cargo de Miguel Martín y «Azuquita». Inició la faena con una tanda obligando al novillo para fijarlo e imponerle el ritmo. Las dos primeras tandas de derechazos fueron de menos a más, templadas y estéticas con empaques que hicieron sonar a la Banda del Maestro Tejera. Cambió la mano, para darle naturales muy lentos y acompasados pero en los que el animal transmitió menos. La última tanda fue de derechas, el novillo más apagado enganchó varias veces la muleta apuntando hacia su querencia. Cerró al toro de manera inteligente por ayudados por alto rematados en la puerta de chiqueros. Pinchó en el primer intento saliendo golpeado en la cara por el estoque aunque sin herirlo. Volvió a pinchar y decidió coger el descabello utilizando tres intentos.

Salió el segundo de la noche, en esta ocasión para Rafa Serna que recibió al novillo dándole sitio y dejando un buen recibo capotero por verónicas. Empujó el novillo en la segunda entrada al caballo con fijeza y con los riñones, midieron el castigo. Con solvencia se banderilleó. El novillo en la muleta tardeó, se encogió y dio embestidas defensivas. Con el pitón izquierdo, Serna consiguió los muletazos más conseguidos de la faena, ya que le permitió templarlo más, pero la faena no fue a mayores por las escasas posibilidades del astado. Dos pinchazos hondos sirvieron para que se echara el novillo. Silencio para ambos.

En tercer lugar salió el reseñado como cuarto, ya que Pablo Aguado permaneció en la enfermería. El castaño salió con sin fijeza y sin emplearse en el capote de Rafa Serna. Manseó el novillo en el tercio de varas, complicando su colocación en caballo. Eficaz tercio de banderillas a pesar de que el toro hizo hilo hacía las tablas. Se desmonteró Juan Carlos de Alba. No le obligó de inicio Rafael Serna que se lo sacó a los medios con facilidad. Sin transmisión en la muleta, Rafa le propinó varias tandas con escaso eco en los tendidos. El novillo sin vida no le permitió el lucimiento. Gran estocada arriba. Silencio para ambos.

En cuarto lugar salió el reseñado tercero tras salir Pablo Aguado de la enfermería con un aparente golpe en el pómulo. No fue franco de salida, metiéndose hasta en dos ocasiones por el pitón derecho, teniéndose que salir Aguado a los medios. Discreto fue el tercio de varas. Al cambiar el tercio el novillo se partió una mano devolviéndose a los corrales.

Salió en su lugar otro novillo del Parralejo, bonito de hechuras y que embistió bien en el capote permitiendo a Pablo Aguado lancear a la verónica de forma lucida. En quite Pablo Aguado recitó cuatro chicuelinas con torería y garbo rematadas con una media verónica muy ajustada. Rafa Serna repicó por el mismo palo pero sin tanto lucimiento. El varas apenas se le castigó dejándose pegar. En banderillas lucieron Rafael Amigo y «Azuquita» que se desmonteraron. Inició la faena por estatuarios muy ajustados y unos ayudados por alto con mucho empaque. Cuando intentó hacer el toreo puro y por abajo, el novillo tendía a quedarse corto y a rebañar sus embestidas. Aguado estuvo firme y enfibrado con su oponente. Por el pitón izquierdo no mejoró, y al rematar la serie le hizo hilo tirándole un gañafón sin engancharle. Se cerró en tercio consiguiendo una tanda muy meritoria por el derecho que hizo sonar la música. La última tanda también tuvo un susto para Aguado que también salió ileso y sacando buenos pases. Las bernardinas finales fueron de infarto captando la atención de los espectadores. Pinchazo y buena estocada arriba muy efectiva. Petición de oreja mayoritaria que no estimó el presidente quedándose todo en una vuelta al ruedo. Fue aplaudida la res en el arrastre.

Rafa Serna salió con gatos en la barriga tras la vuelta al ruedo de su compañero y se fue a la puerta de chiqueros para recibir a su oponente con una porta gayola con emoción, para continuar después con un inicio muy variado y lucido intercalando verónicas y chicuelinas rematadas con una media mirando al tendido. En quites Serna dejó otro ramillete de verónicas sin tanta transmisión que las de recibo. Aguado por su parte le recetó dos tafalleras y una media. Muy leve fue el castigo en varas. Discreto fue el tercio de banderillas. El novillo fue perdiendo fuelle en la muleta haciéndole extraños por el pitón derecho. Rafa estuvo muy firme desde el comienzo brillando en algunos muletazos con la derecha y especialmente en una cambio de mano lento.  Se acabó pronto el novillo desluciendo los muletazos. Con la espada dejó una estocada arriba y un descabello. Silencio para el novillo y palmas para Rafa Serna.

Con el que cerró plaza, Pablo Aguado dio un buen recibo de capote meciéndose a la verónica con una media de rodillas para rematar.  El quite de Pablo Aguado por verónicas tuvo ritmo y compás pero el novillo comenzó a acortar el recorrido. Lució en varas el picador Manuel Jesús Ruiz Román dándole dos puyazos en el sitio y livianos. El quite de Serna fue ajustado por tafalleras. Eficaz fue el tercio de banderillas. Se echó de rodillas en tierra Pablo Aguado para comenzar la faena teniendo emoción aunque sin excesivo lucimiento. Buena fue la primera tanda de derechazos donde Pablo le corrió la mano y relajó la figura. Tras dos tandas, una por cada pitón, dónde bajó el tono de la faena con muchos enganchones volvió a la derecha y redondeó otra buena tanda antes de que el novillo se rajase en la quinta serie acabándose ahí la faena. Dos pinchazos y un descabello. Ovación para el diestro y palmas para el novillo.

Ficha técnica

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Casi tres cuartos de plaza.

Novillos del Parralejo. 1º noble sin transmisión, justo de raza. 2º con genio y sin fondo, se paró y protestó. 3º falto de casta y vida. 4º devuelto a los corrales tras partirse una mano. 4º bis falto de raza, mejor por el derecho. 5º clase sin motor. 6º con opciones falto de raza.

Pablo Aguado (verde botella y oro). Silencio, vuelta al ruedo y ovación.

Rafa Serna (rosa palo y oro). Silencio, silencio y ovación.

Sergio Maya / @sergiomaya7