No dio grandes oportunidades la corrida de El Torero que vino a Granada. Siete toros sin casta, ni raza, los cuáles​ todos perdieron las manos o cuartos traseros en varias ocasiones, donde tan solo tercero y quinto embistieron de forma más brava.

En una tarde de lluvia, viento y mucha calor, López Simón se topó con un lote inerte y peligroso. El primero lo cogió de forma fea por el pecho, temiendo lo peor, aunque tan sólo fue el susto y un fuerte golpe que lo dejó sin respiración y algo mareado durante unos instantes. El cuarto perdió las manos en cada pase y cuando se caía buscaba descaradamente al madrileño.

José Garrido demostró el gran momento que vive con el capote, dejando pases muy bellos, aunque en la muleta su primer oponente no dejase hacer nada. Sí que se dejó​, y de buenas formas el quinto, que fue el de mejor clase en la embestida, pero se apagó rápido.

Ginés Marín no se escondió en ningún momento a pesar de la gran cita que tiene mañana, y cuajó una faena elegante y fina al primero de su lote.

Abrió plaza Enrejado, el primer toro de la tarde, armado en cornidelantero, que es recibido por Alberto López Simón por verónicas, perdiendo las manos en reiteradas ocasiones debido al celo que coge con el capote. Mientras lo lleva al caballo con verónicas vuelve a perder las manos y se hace daño en la izquierda. Comienzan las protestas y es devuelto este Enrejado.

Sale el primer sobrero, colorado cornicorto, muy anovillado, impropio de una plaza como Granada. Frente a la puerta grande recibe el de Barajas, bajando las manos en las verónicas, rematando con una revolera. Antes de entrar al caballo pierde los cuartos traseros, y recibe un leve puyazo de parte de Ángel Rivas. Chicuelinas muy ajustadas en el quite. Difícil el tercio de banderillas por la poca fijeza del morlaco. Brinda al público y vuelven las rachas de viento. Inicia la faena en la Puerta Grande, donde el aire escasea. Tres pases de la firma, y algún natural en esta primera tanda irregular, donde rebrinca mucho y cabecea. Dándole un natural lo prende y lo levanta sobre su propio peso, hay cornada seguramente. Tras un receso, consigue continuar la lidia pero el toro vuelve a arrollar, sin mirar la muleta. Entre el aire y el toro que arrolla la faena coge tintes feos. Toro muy exigente, difícil, cabeceador, que al cuarto pase ya protesta. Consigue darle otras dos tantas de derechazos mientras los tendidos resoplan aún por el susto de la cogida. Se le nota mareado aún. Una media estocada tendida tras entrar a matar junto al tendido 2. Tarda en caer este primero bis, peligroso, exigente, y de difícil lidia. Visiblemente mermado Alberto López Simón recibe una ovación.

Con dos largas cambiadas recibe Garrido, repite con mucha fuerza, clase y bravura este Regadero. Bonito recibo capotero del extremeño. Se emplea con celo en el caballo y cuesta sacarlo del mismo. Arrecia el aire y dificulta la lidia de José Garrido. a pies quietos le hace el quite de chicuelinas muy ajustadas el de Badajoz.
Brinda su primer toro en Granada al maestro jerezano Rafael de Paula. Con doblones lo saca hacia los centros y el toro intenta rajarse al tercer pase. Cuatro derechazos muy rectos y largos, donde el aire levanta la muleta de nuevo. Le gana dos o tres pasos en cada pase dejando tiempo y espacio, siendo violenta la embestida del toro. Sin humillar, arrollando como sus hermanos le cambia al izquierdo, siendo aún más peligroso este pitón. No embiste, simplemente pasa, colándose por dentro en varias ocasiones. Con dos molinetes y uno de pecho el toro se termina de rajar. La faena finaliza junto a toriles, donde el toro pide y Garrido beneficia su lidia. Frente al tendido 8 le asesta una estocada caída. Se amorcilla y debe descabellar el torero extremeño, mientras suena el aviso. Ovación para José Garrido.

Llueve fuerte en Granada cuando sale este pronto que Ginés Marín recibe con verónicas, largas cambiadas y chicuelinas variadas. Con mucha clase de salida Maderita. Pierde las manos al salir de caballo, y va muy justo de fuerzas, cogido con pinzas. Cuatro saltilleras muy ajustadas le pega en los mismos medios. Se lastima la mano izquierda el tercero de la tarde. De buena condición, con clase, pero sin ninguna fuerza.
El jerezano brinda su faena al respetable y se va a las tablas donde recibe por el pitón izquierdo a pies juntos. Trincherazos, pases de la firma y molinetes y ya lo tiene en el centro. Sobre el plato le otorga la segunda tanda con derechazos. Dándole espacio, ganándole dos pasos entre cada muletazo. Naturales largos, con la muñeca muerta, y el toro embiste con clase, aunque se queda corto por la fuerza. Dos naturales más, un cambio de mano y un pase por la espalda levanta las palmas de los tendidos. Faena variada y de valor que finaliza por molinetes y manoletinas, y un pase de la firma. Deja el brazo atrás a la hora del encuentro y pincha, pero le propina una gran estocada después. Tarda en echarse el toro por la bravura que posee y el público pide la oreja, concedida por el presidente D. Mariano de Damas.

A pies juntos y a la verónica recibe López Simón al cuarto, sin fuerza alguna que pierde las manos en reiteradas ocasiones. Sale trastabillado del encuentro con el caballo.
En el primer muletazo se cae y cuesta levantarlo. En el siguiente clava los pitones en el suelo y está a punto de partirse el cuello. Se mete mucho por dentro, muy mirón, repone muy pronto con peligro. Vuelve a perder las manos, tres veces seguidas. El toro tiene dos opciones: caerse o buscar el cuerpo y prender al torero. No tiene más faena. Da tiempo tras cada pase, pero sigue perdiendo las manos y alivia la faena. Estocada completa.

Recibo capotero elegante y largo de Garrido, con ramillete de verónicas y una media muy lenta. El toro más Domecq de cuántos han salido en la tarde. Se gastó demasiado en el caballo y sale sin fuerzas. Se desmonteran Antonio Chacón y José María Amores, y José Garrido brinda al público.
Con cinco estatuarios inicia la muleta saliendo poco a poco hacia los medios. Humilla bien el quinto, con embestida más seria, con más ritmo, tragándose todos los pases. Una tanda muy larga, con pases de pecho y pases de la firma, y canta la gallina. Intenta exprimirle una nueva tanda pero ya es difícil mover al toro, que ha clavado las patas al suelo y no se mueve. En el arrimón, le da un circular invertido y dos de pecho, penduleando la muleta tras la espalda. La rodilla izquierda entre los pitones del extremeño, y se echa de rodillas haciéndole un torero desplante. Mata tras un estoconazo a Martinete, quinto de la tarde, con clase, humillando bien abajo. Oreja para José Garrido.

Fino de cara pero ancho de sienes Tronquito, que embiste en línea recta en el capote. Se arrancó desde muy lejos al caballo, prendiéndolo por el pecho y estando mucho tiempo bajo el peto y sale rajado. Le cuesta a José Antonio Carretero sacarlo de las tablas por lo rajado que está. No da ninguna oportunidad a Ginés Marín este manso, descastado, flojo sexto. Tres muletazos tuvo este toro, y abrevia rápido el jerezano.

Real Maestranza de Caballerías de Granada. Segunda de abono.
Toros de El Torero. Desiguales de hechuras pero similares de comportamiento, sin raza, sin fuerza. Con algo más clase el 3° y 5°. Sin opciones 4° y 6°. Devuelto el primero.
Alberto López Simón (azabache y oro), ovación y palmas.
José Garrido (blanco y azabache), palmas y oreja.
Ginés Marín (salmón y oro), oreja y silencio.

 

PARTE FACULTATIVO DE ALBERTO LÓPEZ SIMÓN.