Con un ambiente enrarecido por la triste noticia de ayer, media plaza se congregó en la Real Maestranza de Caballerías de Granada para despedir la feria del Corpus 2017. Se guardó un emotivo y respetuoso minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño. Por la puerta grande, pero a pie, hicieron la salida los tres rejoneadores en esta corrida de las tres naciones.

Andy Cartagena demostró la experiencia que atesora creando dos faenas de la nada, contra dos toros muy parados, que se quedaron sin motor demasiado pronto.

Diego Ventura es, sin lugar a dudas, el mejor rejoneador que hay hoy día, con un toreo espectacular, sin dejarse nada en el bolsillo, siendo capaz de levantar una plaza con tan solo un quiebro.

Lea Vicens hizo dos faenas clásicas, muy elegantes, con una cuadra en muy buena forma.

Recibió Andy Cartagena al primero de la tarde sobre Cuco. Toro con buen tranco, aunque embestida de arreones. Con Cupido, lusitano castaño oscuro de 5 años, le colocó las banderillas, y fue con Picasso con quién finalizó este tercio. Se quedó parado pronto este Diplomático, el primero de su lote. Con Pinta fue con quién puso las banderillas cortas, y el caballo utilizado para asestar el rejón de muerte, pinchando el primer intento, matando a la segunda. Oreja para Andy Cartagena.

Con Bronce de salida, lidió Diego Ventura al segundo, con poca fijeza, a quien tan solo puso un rejón de castigo. Con un caballo muy granadino, Nazarí, toreó muy apretado el luso, llevando a Lamero metido en los bajos del caballo lusitano, y con Fino acabó haciendo unos quiebros imposibles, levantando al público. Utilizó a Remate para las rosas y el rejón de muerte. Algo trasero el rejón, pero suficiente para que ruede este Lamero. Oreja y fuerte petición para Diego Ventura.

Fue con Bach con quien Lea Vicens toreó de salida al tercero de la tarde. Sonaba Churumbelerias cuando salió con cruzado Bético, para colocar tres banderillas a un parado y con mucha querencia, teniendo que hacer la faena siempre por los adentros. Bazuka intentó mover a este primero de su lote, no siendo ya que no se movía en ningún momento. Sobre el plato del centro de la plaza estaba anclado Lombardo, de 539 kgs, al que le puso las rosas cortas cabalgando a Greco. Con Espontáneo le asestó el rejón de muerte, algo caído y trasero, al que fue difícil introducirle el rejón por la nula movilidad.
Oreja para Lea Vicens.

Con Mediterráneo saltó al ruedo en el cuarto Andy Cartagena, un toro con poco motor pero sí bastante fijeza, al que tan solo le colocó un rejón, debido a la poca fuerza de Guardián, el segundo de su lote.
Algo deslucida la faena con Iluso por la poca movilidad. Con Humano y a la grupa, levantando las manos y quedándose el rejoneador totalmente en perpendicular, consigue que el público congregado en la Monumental de Frascuelo se ponga en pie. Jinocente fue el que sacó para el rejón de muerte, al que costó ponérselo por la nula movilidad de este cuarto.
Dos orejas para Andy Cartagena, por lo que se lleva tres de su actuación en Granada.

Campina fue con el que decidió salir Diego Ventura en el quinto. Con las mismas fuerzas que sus hermanos aunque con más codicia, Lechuzo se arrancaba mejor al capote de los subalternos que al caballo. Con Chalana le puso dos banderillas, y a los sones de España Cañí y la cabalgadura de Roneo intentó sacarlo a los medios, llegando a enganchar el toro al caballo levantándolo de los cuartos traseros sin mayor consecuencia. También utilizó a Dólar en el tercio de banderillas, colocando el ya famoso par de banderillas sin bocado. De nuevo sacó a Remate para las banderillas cortas al violín. Complejo este rejón de muerte por no moverse el quinto.
Dos orejas para Diego Ventura, que se lleva tres de Granada.

Lea Vicens fue la única de los rejoneadores que en la tarde de hoy no brindó a Iván Fandiño, salió en banderillas con Gacela, en una faena de toreo muy clásico, dónde el último toro de la feria granadina. Mientras Ventura se derrumbaba en el callejón y lloraba por la muerte de su buen amigo de Orduña, Lea utilizaba a Deseado, buscando sacarlo hacia fuera, para poder hacer una faena que le abra la puerta grande. Posiblemente el mejor toro de la tarde, se arrancaba de lejos, se fijaba bien en la montura de Espontáneo, con quién le puso el rejón de muerte, que cayó trasero y algo caído. Una nueva oreja para Lea Vicens.

FICHA DEL FESTEJO

Real Maestranza de Caballerías de Granada. Cuarta de abono. Media entrada.
Toros de Benítez Cubero, flojos, sin fuerzas ni raza.

Andy Cartagena, oreja y dos orejas.
Diego Ventura, oreja y dos orejas.
Lea Vicens, oreja y oreja.

Los tres rejoneadores salen por la Puerta Grande de la Monumental de Frascuelo a pie, en señal de respeto por la muerte de Iván Fandiño.