El mayoral es el máximo responsable de la ganadería, su misión es estar al tanto de la vacada y transmitir al ganadero lo que ocurre en la misma. Hemos visitado la ganadería de “Arauz de Robles” en Bailen (Jaén)  para conocer mejor la actividad del mayoral y saber de sus conocedoras opiniones.

José Ángel Gil Valero, mayoral de la vacada de la ganadería de “Arauz de Robles”, nos ha enseñado los toros de saca para la temporada 2017, los novillos, los becerros que herrarán este año y las dependencias de la dehesa Burguillos. Mientras, nos explica el trabajo que realiza, día a día, en el campo bravo.

 -Ser mayoral conlleva una gran responsabilidad. ¿Qué cualidades  bebe tener?

– Responsabilidad, constancia  y lo principal, afición sin afición no sirve para nada.

-¿Cómo se inicia en el mundo de los toros y de dónde le viene la afición?

– Mis comienzos en el mundo de los toros fueron en casa de D. Juan Pablo Jiménez Pascau, mi madre trabajaba en la finca cuidando a la suegra del mayoral y a mi ya desde muy pequeño me gustaban los caballos y muy a menudo iba a la finca y así poco a poco fui aprendiendo el oficio y empecé a trabajar de vaquero con 15 años  compaginando los estudios con las faenas camperas.

– El mayoral ¿debe vivir al lado de los toros?

– Si y constantemente muy pendiente de la ganadería, se sacrifican muchos momentos para estar al lado del toro. Pero esto es así.

– ¿Cómo es el día a día en su trabajo?

– Mi día a día empieza el día anterior, pensando en lo que hay que hacer al día siguiente. Me levanto muy temprano para preparar la comida  para los toros y los novillos, repasar todo tanto físicamente como materialmente, que no se hayan peleado y no esté ningún animal herido, revisar cercados y pilares etc. Las vacas están en otra finca y pasamos unas dos o tres veces por semana para ahijar, acrotalar y temas de saneamiento etc., Durante las 24 horas hay un vaquero que revisa las cercas, el agua y la comida. Cuando esta todo repasado, un día se hacen los lotes de vacas, otro día   tentadero, otro  herradero. Con el ganado bravo unos días se trabaja ocho horas, otros tan solo cinco, otros días hay veinte  horas de trabajo  y los menos, por no decir ninguno, no hace  falta hacer nada.

– ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo y lo que menos?

– Bueno, me gusta todo en general relacionado con el toro, los nacimientos de los becerros y el ahijado, pero lo que más me tira son las faenas a caballo dado mi gran afición. Lo que menos me gusta son las peleas y los tropiezos, aunque eso creo que no le gusta a nadie aunque pase día a día. 

– ¿Cómo realiza la selección de madres?

– La selección es un tema que lo lleva más el ganadero aunque me pidan mi humilde opinión.

– ¿Hay muchas cabezas en la finca?

– En la finca “El Burguillo” es donde tenemos los machos, hay sobre 200 cabezas entre añojos, erales, utreros y cuatreños y en “Los Cerrillos” tenemos las hembras que hay sobre unas 120 vacas mas las añojas y las eralas.

– ¿Qué encaste se cría en la finca Burguillos? Defínanos el comportamiento.

– El encaste lo podemos denominar propio, que son los característicos toros de “Arauz de Robles”. En conjunto son animales de manejo complicado en el campo, muy asilvestrados y poco dóciles. En la plaza son animales encastados, con poder y a los que a su vez hay que poderles siempre para que se entreguen, pues en caso contrario se apoderan ellos.

– ¿Cómo define José Ángel Gil Valero la «bravura»?

– Para que una vaca sea  brava tiene que ser pronta que galope que humille que sea repetidora y que se desplace, hay entra la clase y la calidad.

– ¿Con qué toreros tiene más relación? ¿Le hubiera gustado ser torero?

– Son varios, coincidimos habitualmente en las tientas. No. Creo que no hubiese valido para ser torero.

– ¿Qué tienen para lidiar este año y en qué plazas suelen lidiar?

– Esta temporada tenemos una novillada con muy buenas hechuras  para Madrid y otra novillada más bonita para una plaza de segunda, una novillada sin caballos y cuatro  toros para las calles.

– ¿Reconocen la labor del mayoral en las plazas donde van?

– Sí que hay plazas que valoran al mayoral, sobre todo por la parte centro norte y en Francia.

– ¿Cómo ve el futuro de la fiesta, ha afectado la crisis al mundo de los toros?

– Lo veo mal. Hay que empezar a tomar medidas ya, para que la situación no vaya a peor. Sí, bastante. Con los recortes, ha disminuido  el número de festejos.

– Una última curiosidad. ¿Quién les pone el nombre a los toros?

– El nombre de los toros los suele elegir el ganadero.

Luis Barbero.