Plaza de Toros de Baeza.- Un cuarto de aforo cubierto. Se han lidiado novillos de la ganadería francesa de Camino de Santiago, presentados con un “Matrícula de Honor”, tanto en su presencia como en su trapío y comportamiento; para los novilleros Maxime Solera que sustituía al anunciado Juan Viriato, André Lagravere “El Galo” y Curro Moreno que hacía su presentación con los del castoreño.

Ayer la bandea lucia a media asta en los corazones de los aficionados, hoy la música sonaba a tristeza, hoy el paseíllo parecía más lento, ayer en el patio de caballos estaba presente el torero que entregó ayer su vida, hoy he visto en la Capilla de la Plaza a la Virgen del Alcazar con lágrimas en los ojos, hoy la mente estaba puesta en el maestro Iván Fandiño al que la Puerta Grande del Cielo se le abrió demasiado pronto. Mi particular homenaje a la persona, al maestro, al torero.

No debería de ser así pero con estos ejemplos porque aquí se muere de verdad, se honra y engrandece nuestra querida y singular Fiesta por los que lo han dado todo.

Sí, es verdad, la vida sigue y hoy a pesar de la tristeza y el corazón encogido, muchos toreros se vestirán de luces para ir camino de la Plaza, se ajustarán sus taleguillas y se apretarán los machos más fuerte que cualquier otra tarde para enfrentarse al toro, a la muerte; por eso, solo queda decir “Que Dios reparta suerte” y que la Virgen del Alcázar los cubra con su celestial manto, porque un domingo sin toros no es domingo y aunque hoy repiquen las campanas por un torero que se nos ha ido, se lucirán crespones y se dedicarán los triunfos al cielo, sonarán más fuertes los oles, sonaran mas fuertes los clarines, esos clarines del miedo que anuncian que un toro negro se hará presente en el ruedo; porque hoy más que nunca, somos taurinos y defenderemos la Fiesta Nacional, porque la muerte no es el final sino un mero trámite para alcanzar la Gloria, esa Gloria que en un brindis de Iván al padre de Víctor Barrio decía con toda la razón que muchos humanos sueñan estar y jamás podrán estar. Ayer la tarde de toros en Baeza fue para ti Iván, torero, maestro, amigo.

Esta tarde en Baeza ha sido una tarde de sensaciones, de emociones, de corazones partidos y en la cara de muchos buenos aficionados, de lágrimas en ese minuto de silencio que se le ha ofrecido al torero Iván Fandiño. Con crespón negro lucía una Presidencia que ha sabido estar en su sitio toda la tarde. Del mismo modo los toreros lucían luto en sus trajes y brindan su primera faena al torero fallecido.

Hoy sí, hoy en Baeza ha habido lo que siempre debe haber en una tarde de toros, en una Fiesta que es símbolo de un país, en una Fiesta donde en su desarrollo se expresa una Disciplina Artística, nunca un espectáculo a pesar de lo que diga la R.A.E. Ha habido sentimiento, ha habido integridad y sobre todo ha habido verdad, mucha verdad.

Una novillada de “Camino de Santiago”, presentada como he dicho con Matrícula de Honor, seis novillos nobles y bravos en términos generales, los cuales a pesar de haber exigido a los novilleros han hecho posible el triunfo de todos los toreros.

Maxime Solera.- El torero francés en novillero, sobran las palabras. Maxime no ha podido empezar mejor la tarde, ha presentado sus credenciales con unos lances largos y templados a su primero, rematando con una media de cartel de toros. El novillo, bravo y noble ha empujado bien en el caballo derribando al montado.

El novillo que va a más y un torero que no se amilana en ningún momento, torero de paso firme, torea templado, asentado en la arena, lleva largo al novillo con despaciosidad y gusto, formidable este torero que ha gustado mucho al público, el fallo a espadas le priva de trofeos pero gusta tanto su toreo que el público, sabio y entendido hoy en la Plaza de Baeza le otorga una vuelta al ruedo que es muy aplaudida.

En su segundo el torero se va a puerta gayola, el novillo se le para delante y con mucho aguante y valor, le espera consiguiendo darle la larga cambiada.

Otro novillo que va largo y humillado, pelea bien en el caballo que monta Martín Campos quien realiza un soberbio tercio de varas, empujando con los riñones, no se viene abajo y en la muleta es extraordinario. El torero vuelve a demostrar que lo realizado en su buen primero no ha sido por casualidad. Maxime se entrega y realiza una faena por ambos pitones que llega con mucha fuerza a los tendidos. Esta vez si, mata de estocada en su sitio tirándose con verdad. Vuelta al ruedo a este sensacional novillo y dos orejas para el torero francés que de montarse una novillada para Feria de Agosto, se ha ganado un puesto con mucha fuerza. El torero galo ha dejado un buen sabor de boca entre los asistentes, ha observado lo que hacía tiempo no ocurría en Baeza, corrillos tras la corrida en los alrededores de la Plaza y el nombre de Maxime en sus conversaciones.

Verdaderamente es un torero con proyección, pues próximamente el 2 de julio torea en Boullan (Francia) un encierro de Dolores Aguirre. El 15 de julio en Ceret una de Raso de Portillo. El 28 de agosto y nada mejor para hacerle un homenaje al monstruo de Córdoba Manuel Rodríguez «Manolete, torea en Carcasonne una de Miura.

André Lagravere “El Galo”.- Espectacular el torero franco-mejicano. Lances a su primero muy templados y largos rematados con una espectacular serpentina.

Buen puyazo a este novillo que lleva el torero al caballo por unas singulares chicuelinas a las que yo llamaría “Chicuelinas-Belmontinas”, si, resultan unas chicuelinas idénticas a esos muletazos de Morante cuando da esos molinetes metiéndose el toro en los riñones.

Este novillo mete la cara abajo y derriba espectacularmente al montado. Espectacular tercio de banderillas de parte de Lagravere que es prendido en el tercer par a parecer sin consecuencias.

Su faena de muleta ha estado basada en el saber y en el conocimiento. André ante un novillo probón que espera, tardo en su embestida y cuando lo hace va con la cara alta quedándose corto, el torero franco-mejicano con mucha quietud lo aguanta e intenta tirar del novillo consiguiendo pases de buen trazo. Sigue insistiendo el torero que no decae en momento alguno, quieto como una vela le saca al novillo lo que parecía imposible. Mata de buena estocada y es premiado con una merecidísima oreja.

En su segundo Lagravere ante un toro excelentemente presentado, bravo y con nobleza vuelve a protagonizar un gran tercio de banderillas.

En la muleta el toro va largo y la toma con nobleza y clase metiendo la cara abajo. El torero muy templado le da distancia y luce al novillo que acude raudo al cite. Buen novillo y buen torero que basa la faena por ambos pitones derrochando torería y mucho temple. Remata la faena por manoletinas muy ajustadas y receta una estocada entera, nuevamente corta una merecida oreja que le otorga la Puerta Grande de esta más que centenaria plaza.

Curro Moreno.- No amigos, no crean que por ser el torero local se le va hacer una crónica la cual les pueda llevar a engaños, pues eso sería engañar no solo al público sino algo peor, engañar al propio torero y; eso de parte de la pluma que suscribe estos comentarios, quien la conoce bien, sabe que eso no es posible.

Curro Moreno, el torero de Baeza ha toreado con sabor al mejor aceite de oliva de la tierra. Ha tenido un debut con los del castoreño donde ha demostrado su hombría, su pundonor y sus ganas de ser torero, algo que no es de extrañar si digo algo que quizás muchos no sepan, pero el torero baezano pasa muchas horas de entrenamiento junto a un grandioso torero de la tierra como es Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda”, señores, sobran las palabras.

Curro en su primero, un novillo colorado más terciado que los lidiados en primero y segundo lugar se ha estirado muy bien a la verónica y ha jugado muy bien con la cintura y muñecas, templando poco a poco la embestida de este buen novillo que ha tenido un recorrido largo y con nobleza.

Buen tercio de varas protagonizado por Julián Urrea y una excelente brega de parte del torero de plata Mario Campillo, el cual ha sido en gran parte partícipe del triunfo de Curro, lidiando sobresalientemente al novillo dando los capotazos justos, como ha de ser en un torero de plata sobre todo cuando están junto a los que comienzan este duro oficio.

Extraordinario novillo en la muleta, va largo, con clase, humillando, Curro entregado juega muy bien los brazos y realiza una buena faena por ambos pitones con elegancia y torería. Pinchazo y estocada que rueda sin puntilla, por lo que es premiado con una merecida oreja.

En su segundo, en mi opinión el mejor presentado de la tarde, un “torito” con cuajo, largo y muy bien hecho, el torero baezano vuelve a estar francamente bien, no denota que haya sido la tarde de su debut, Curro nuevamente realiza una faena por ambos pitones en una faena de entrega, liga bien los muletazos realizando una faena francamente extraordinaria la cual culmina de estocada bajo una pertinaz lluvia que no impide los aplausos en señal de satisfacción de los asistentes. Trofeo para el diestro baezano que deja un buen sabor de boca a los aficionados.

Baeza comienza su recuperación taurina y; esto se debe tanto a los organizadores de esta grandiosa novillada como a su actual empresario de feria, Alberto García; como suele decirse “Así si arde el puro”.

Hoy nadie ha salido indiferente en Baeza, una Plaza que va tomando vuelos, esos vuelos que como Ciudad de Gavilanes tuvo antaño, no debió perder y que ahora poco a poco va recuperando ¡bien por su afición! una afición que demuestra con su presencia y su saber, la grandeza de esta Fiesta y la grandeza de una Ciudad que apoya y vive la Fiesta de los Toros.