A sus treinta años, el Puzolense Sergio Sarrión, es un Recortador veterano forjado a sangre en las calles valencianas. Valiente y poderoso, se le etiquetó como “callejero”, descolgándolo de las apuestas y dudando de su arte para conquistar cualquier título importante dentro de los concursos de Recortes.

Por Máximo Mollá
No fue, si no el pasado 12 de marzo, cuando Sergio fue proclamado vencedor del internacional concurso del “Recortador de Oro” en su IV edición y dentro de la feria taurina de Fallas del 2017.
Sergio, admirado y respetado en las poblaciones valencianas y castellonenses, sigue siendo prácticamente un desconocido y un enigma para muchos de los fervientes seguidores del circuito taurino de Recortadores, y en esta entrevista intentaremos desgranar la persona, la personalidad y el toreo de Sergio Sarrión Martínez.
Sergio, ¿Dónde nace la afición y el amor al toro de Sarrión?
Puzol es un pueblo inmensamente taurino, vivo los toros prácticamente desde mi nacimiento. Mi madre y mi tío Vicente Martínez “El Rayo” son muy aficionados a la tauromaquia popular. Lo primero y más inmediato que me transmitió en mi infancia la tauromaquia fue miedo. Una grave cogida a mi tío Vicente cuando yo contaba con 10 años, acentuó este estado. Estado que sin saber cómo ni por qué, logro ese mismo año resarcirme por unos instantes para terminar mirando a los ojos de una becerra en un domingo estival en la plaza naquerana del tentadero “La Paz”. Tras este primer contacto, no fue hasta dos años más tarde cuando envuelto del aura taurina que vivimos todo el grupo de amigos, recorrimos a escondidillas y en tren todas las cercanas poblaciones valencianas y castellonenses donde se realizaban festejos taurinos con el fin de poder pasar por la cara del toro o intentar realizar alguna de las suertes que veíamos hacer a nuestros ídolos.
¿Quiénes eran esos ídolos?
Muchos, son muchos y buenos los Recortadores y aficionados de la zona de los que he aprendido y en los que me he fijado. Pero sí me gustaría destacar lo que fue un referente para mí. Este no es otro que “Torre Chiva”, vecino de Onda (Castellón) fallecido en el año 1999 en un desgraciado accidente de tráfico. Sólo sé de su poder y torería por vídeos y fotografías, y de su personalidad por las palabras que su padre me transmitió en varias charlas, siendo un referente y fuente de inspiración en mi toreo desde un principio.

¿Dónde es anunciado por vez primera Sergio Sarrión en un concurso de Recortes?
Corría el mes de junio del año 2005, se celebraba la Semana taurina de Puzol y fui anunciado en un concurso local de Recortadores.
Eran astados autóctonos de la ganadería de Gerardo Gamón, no salí vencedor, pero sí me sentí a gusto y vi de lo que era capaz de transmitir.
Tras éste, “Jóvenes promesas de Alginet 2006”, “Valencia Julio 2006”, “Eliminatorias de Fallas 2009” y algún que otro concurso en poblaciones sin mayor relevancia. Esto te lleva a ser considerado como un “torero de la calle”, lo cual no fue motivo ni excusa para que lograses alzarte con el último título de “Recortador de Oro”.
Todo se lo debo a la calle, en ella aprendí a base de golpes. El arraigo y seña de identidad taurina valenciana se mama en la calle, todos los valencianos crecemos y aprendemos de ella, incluso una leyenda de la tauromaquia de Cúchares como es “El Soro”, nace y se hace en la calle. Sí es verdad que parte de la afición no creía en mi persona dentro de una plaza, mis maneras y espontaneidad no les permitían creer en mi, dentro del albero. Hoy, con veinte años, he crecido, soy un hombre centrado y me siento bien en la plaza. Necesito del concurso, de esa soledad entre uno mismo y el toro, de ese saber que está fijo en ti y no hay posibles distracciones. Pero esto no quita que soy y vengo de la calle, por lo que cuando un toro rompe y embiste, se disfruta igual dentro que fuera del redondel.

¿Cómo viviste el 12 de marzo?
-Como te imaginas… No estoy acostumbrado a verme anunciado en los carteles con mes y medio de antelación y esto me llenaba de responsabilidad, impidiéndome, en las semanas previas, a concebir el sueño con normalidad. Por la contra, la noche anterior al concurso sentí una paz interior que me dejó descansar sin problemas, es más, pudo ser uno de los días que más he descansado.
Este descanso me hizo despertar con mucha energía positiva. Algo me decía que sería un día grande… No sabía que era exactamente lo que iba a suceder en mi vida, pero sentía que no sería un día más.
El sentirme bien mental y físicamente me dio un extra de felicidad que se transmitió en la plaza desde que me dirigí a cambiarme de ropa. Lo hice en solitario, en el baño de toriles y tras esto, disfruté de cada detalle del día, de los últimos abrazos, de los buenos deseos de los amigos en el patio de cuadrillas y de la arena.
El “recortador de Oro” es un concurso diferente y donde se debe estar al cien por cien en cada embroque, no da opción a relajarte en ningún instante.
Enclavado dentro del III Grupo con Sergio Mir, Joaquín “Carajillo”, Sergio Recuero y Javi Olmos inicié el concurso con un quiebro en el que el toro me vino cruzado y no salió como yo quería, ésto me llevó a sacar lo mejor de mí viniéndome arriba y ajustando los otros dos. El paso a la semifinal fue para mi todo un éxito y una vez llegado a este punto ya me daba todo igual, ya me sentía satisfecho. Así que, sin presión ninguna me dejé llenar de la situación y me sentí disfrutando. Lo del pase a la final fue de órdago, yo esperaba que dijeran el nombre del ganador y cuando me dijeron que pasaba a la final y que quedabapor lidiar un toro mano a mano con el gran Dany Alonso. Imagínate, si antes no tenía presión ninguna, ahora mucho menos. Me dediqué a disfrutar de la ocasión y para ello continué con el quiebro. Ganar a todo un torerazo como es Dany era casi misión imposible, pero me alce con el sueño. Mandar, componer y acompañar al toro en cada embroque pudo ser lo que me llevase hasta la victoria.
Tras la Victoria y quedando por delante el “Concurso Nacional de Recortes de las Fallas 2017”, ¿no te quedaste con las ganas de anunciarte y participar en este?
-Imagínate, tras la victoria me sentía muy confiado y con opciones de hacer algo importante en el Nacional, pero el cartel ya estaba anunciado con anterioridad y yo no formaba parte de él.
No fue posible el “Nacional de Valencia” pero, ¿cómo se presenta el año?
-El teléfono sí ha sonado más de lo normal, tengo algunas cosas cerradas, entre ellas mi debut en Portugal. Pero mi ilusión es ir algunas capitales de provincia, Madrid, Bilbao o Zaragoza son plazas en las que me gustaría verme anunciado y a día de hoy aún no me han llamado; espero poder disponer de esa oportunidad tras alzarme con este prestigioso trofeo en Valencia.
¿Qué le queda por hacer a Sergio Sarrión en el mundo Taurino?
-Muchas cosas, con treinta años me planteo más el futuro, quiero una estabilidad y si ésta fuese posible de la mano del toro sería todo un sueño hecho realidad. Mi hermano menor fue Novillero, yo fui con él en su última temporada sin los del castoreño. Es un objetivo y un sueño retomar esta faceta de torero de plata.
Sergio, ha sido todo un placer y una experiencia, indagar y conocer mejor al torero de la calle que triunfó en la plaza y se proclamó vencedor del último concurso de “Recortador de Oro”, en el coso de la calle Xátiva.
¿Cómo te gustaría despedirte Torero?
En primer lugar, quiero gradecer a toda mi familia (abuelos, madre, hermanos), amigos y aficionados que siempre confiaron en mí, así como ratificar mi posición de Recortador. Un Recortador capaz en la calle y en la plaza.