El torero toledano residente en la localidad de Seseña Nuevo, Luis Gerpe, cogerá  el próximo día 5 de julio el avión destino a Lima, Perú, para torear dos corridas de toros, el día 8 y 9 del mismo mes, en Lajas.

Gerpe, es otro de los muchos toreros  españoles que hacen temporada entre México y Perú, esperando esa oportunidad tan deseada aquí en España. Mientras tanto, el toledano, no para de entrenar con la ilusión de recibir esa «ansiada llamada» que le ponga de nuevo en el circuito de aquí.

Luis, el día 5 de julio coges el avión, y esta es la segunda ocasión en la que pisaras Perú. ¿Qué sensaciones tienes al volver?

-Con ganas de volver y seguir descubriendo ese país, en el que hay tanta afición, y me tienen un cariño especial.

Miedo, responsabilidad, incertidumbre al tener que torear fuera de España. Cuéntame…

 -La verdad…Lo que más cuesta es estar lejos de la familia y tu gente en general. Esto añade más preocupación y presión de alguna manera. Pero vas allí para seguir toreando, y sentirte torero. Esto es lo que me gusta y tienes que sacrificar muchas cosas cuando haces las maletas.

¿Cual es tú preparación diaria?

-Correr, mucho físico, y también de cuando le pego al saco de boxeo para tener buen fondo. Y luego, por otro lado, torear de salón me encanta y apasiona ¡Me tiro horas y horas imaginando esa faena de gusto y pellizco delante de la cara del toro! y siendo quizá excepcional, me encanta torear de salón de noche y escuchando música. ¡Algo flamenquito!

Madrid…Háblame de tu paso en la etapa de novillero con picadores.

-Pues han sido 8 tardes, 3 orejas cortadas, y 2 vueltas al ruedo sin oreja en la mano. Y con la ilusión de ver pronto el nombre de Luis Gerpe, el mio, en los próximos carteles para confirmar la alternativa. Quiero confirmar allí.

Fandiño…Háblame de él.

-Un tío, forjado en esfuerzo, sacrificio y constancia. Un torero importante que no le han regalado nada de nada. Sin duda alguna, una gran pérdida para la familia del toro, pero nos deja su legado. Dios lo acoja en su gloria