Según anuncia el diario El Mundo, el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, ha señalado que, ante «los requerimientos de seguridad del Ayuntamiento de Madrid«,se van a acometer obras de reforma en la Plaza de Toros de Las Ventas, pero se llevarán a cabo «por fases», en varios años, posiblemente, y no supondrán en ningún caso la cancelación de ningún evento taurino, «que es la actividad principal de la Plaza».

Garrido, de quien depende el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, ha garantizado que las obras se realizarán en periodos donde no haya «interferencia» con los eventos taurinos y por tanto no se cancelarán la Feria de Otoño ni la Próxima Feria de San Isidro. Esta reforma podría realizarse entre octubre y marzo, aunque las fechas aún no se han decidido.

Aprovechando las obras, se «mejorará la situación de incomodidad de las gradas», y también la accesibilidad de todas las personas, «ya que hoy por hoy no es un recinto accesible para personas en sillas de ruedas o con movilidad reducida».

Desde el empresariado taurino, informa Zabala de la Serna, pocos profesionales entienden qué gestión se ha hecho en los anteriores gobiernos regionales de lasdecenas de millones de euros que la Comunidad ingresaba por la explotación de la plaza (5,2 millones de euros por temporada entre 2005 y 2010, 2,3 millones hasta el 2016 y 2,8 en el año actual).

Requerimientos del Ayuntamiento

Garrido, que ha recordado que «esta es la primera plaza de toros del mundo», no ha podido especificar cuándo se empezarán a ejecutar las reformas ya que hay que evaluar con los técnicos «cuáles son las medidas exactas que hay que tomar». «Esto está en una fase muy incipiente. Lo que hemos tenido hasta ahora son requerimientos del Ayuntamiento que nos impedían celebrar alguno de los eventos y por tanto hay que evaluar bien las medidas que hay que tomar», señaló.

«Las obras hay que determinar también a quién corresponde hacerlas. Hay una empresa que gestiona la Plaza de Toros de Las Ventas y habrá que ver qué corresponde a cada uno. Mejorar las estructuras parece que corresponde a la Comunidad de Madrid pero eso serán los técnicos los que determinarán a quién corresponde cada pago», añadió el consejero, que dijo que la reforma tendrá que tener el visto bueno de los informes preceptivos de la Dirección de Patrimonio, ya que la Plaza es un Bien de Interés Cultural.

Sobre los requerimientos del Ayuntamiento, Garrido sólo ha indicado «que hace una serie de prescripciones» y en este momento tenemos «resolución denegatoria» para la celebración del próximo evento, un espectáculo de motos que Red Bulliba a tener el próximo 7 de julio, y que viene celebrándose desde hace varios años. Uno de esos requerimientos haría referencia a las medidas de evacuación de la Plaza.

La Comunidad va a emitir un recurso hoy mismo ante el Ayuntamiento para que la cita pueda tener lugar si se «hacen una serie de prescripciones», pero «es evidente que ya las exigencias de seguridad impiden la celebración de muchos de los eventos que se venían celebrando».

«Nosotros nos vamos a acomodar a las exigencias del Ayuntamiento de Madrid porque lo primero es la seguridad de los ciudadanos», ha añadido Garrido, que ha indicado que es la Consejería la que toma la decisión de llevar a cabo las obras en coordinación con la Secretaría General Técnica y la Dirección General de Asuntos Taurinos.

Garrido ha recordado que los eventos taurinos no necesitan autorización del Ayuntamiento, pero sí los que no son taurinos, y «uno a uno te la pueden dar o denegar, y para el próximo nos la han denegado». (Texto íntegro vía El Mundo)