António Alfacinha cabo de los Forcados Amadores de Évora se enfundara por última vez la “jaqueta de las ramagens” el proximo viernes, sintiendo esa sensación de despedida; quitarse de los toros, de los ruedos, del público, es quitarle el sentido a la vida misma. Ya lo decía Silveti “Torear es una necesidad y vivir, una circunstancia”

No es lo mismo que cuando un abogado se retira de los estrados, ya que puede no hacerlo nunca, y el forcado tiene que hacerlo cuando las facultades o las oportunidades se merman. El abogado o arquitecto, pensó por mucho tiempo qué debía ser y después estudió para serlo. El forcado nace forcado y dedica la vida para serlo. Bueno, malo o regular, un forcado está dispuesto a entregar la vida para la creación de un momento inolvidable en la mente de alguna persona.

Los forcados son objeto de pasiones tan profundas y telúricas.

Son personas para quienes el miedo es un desafío, que tiene que ser encarado de frente. Personas que ponen la pasión por delante de la razón. Arriesgan la vida en la arena por amor al arte de pegar. a los que dicen que tienen la suerte de abrazar el toro, un auténtico arte …

Fardarse significa poder enfrentar, sin ninguna defensa, los cuernos de un toro que forma parte de su fiesta, pero que no está allí para fiestas.
La pega ritual bajo el silencio angustiado del público y de la mirada compenetrada del cabo (citar, parar, templar – se dice en la jerga taurina). Él llama al toro, avanza intemporal, embriagado, sin que refleje una sombra del miedo que él supera. Se sabe cómo y porqué. Intenta el encuentro, el encaje, la reunión, la unión, el abrazo – todas las palabras que definen la pega.

Muchas son las preguntas que invaden el pensamiento de aficionados y curiosos por este mundo. En realidad, y en la opinión consensual, los forcados dicen que sólo quien ya “pego” un toro sabe lo que es, sabe dar valor.

Ser forcado, es una manera de estar en la vida. Es creer en ciertos valores como puntos cordiales para seguir un camino. Es poseer un corazón frío capaz de controlar el miedo, tener la capacidad de dar el cuerpo para ayudar a un compañero en apuros. Ser forcado es tener la capacidad y la fe necesaria para superar situaciones malas de la vida. Es tener objetivos y cada día superarlos. Es ser amigo del amigo siempre y para todo!