Había mucha expectación con la novillada del Partido de Resina, ya que volvían a la Real Maestranza de Caballería de Sevilla tras varios años de ausencia. La novillada salió muy descastada, mansa y sin dar opciones para el triunfo de la joven terna. Solo el primero tuvo veinte pases que aprovechó bordando el toreo al natural Ángel Jiménez que estuvo a punto de cortar la oreja si el novillo no hubiese tardado tanto en caer.

¿Lo demás? Nada destacable. Voluntad de los tres toreros y un público respetuoso que aguantó dos horas y media tediosas de festejo en una noche fría en Sevilla.

Comenzó cara la noche. Ángel Jiménez se dirigió a la puerta de chiqueros para recibir a su primer oponente a porta gayola. Salió limpio el arriesgado lance, a continuación el novillo demostró movilidad sin clase y sin estar muy sobrado de fortaleza. El de Partido de Resina salió suelto y complicó la brega de los subalternos que se vieron obligados a darle muchos lances hasta llevarlo al caballo. El picador le recetó dos puyazos largos pero sin excesivo castigo, el novillo cumplió con sosería. Tanto Ángel Jiménez como David Martín entraron en quites por el mismo palo, dos chicuelinas y una media, afeadas por la poca transmisión del de Partido de Resina. Desigual y deslucido fue el tercio de banderillas. Muy asentado, firme y seguro inició la faena Ángel Martín con unos estéticos ayudados por alto enlazados con dos tandas de naturales sobresalientes, de mano baja, templados y despacio que hicieron sonar la música. A partir de la tercera tanda de naturales el de Partido de Resina fue saliendo más desentendido de la muleta y acabándosele la gasolina. Se echó la muleta a la diestra y obligó al bovino a seguirla poniéndole mucha composición a cada pase. El novillo acabó queriéndose rajar pero habiendo tenido antes veinte pases. El astigitano finalizó la faena como la inició con ayudados por altos estéticos. Estocada arriba que sirvió para que cayera el novillo tras aguantarse la muerte en exceso. Vuelta al ruedo tras fuerte petición de oreja.

David Martín también recibió al segundo de la noche a porta gayola, también salió limpia. El novillo embistió muy recto y sin celo, pasando sin emplearse en el capote del de Castiblanco de los Arroyos. El primer puyazo lo tomó en la puerta de toriles tras salir huido del capote del subalterno mientras que el segundo sí que lo tomó en el lugar correspondiente. En ambos el novillo se dejó pegar sin celo ni empuje, lo mismo que seguía realizando en los capotes. Con delantales sin lucimiento comenzó su actuación el tercer actuante de la noche, Antonio Medina. Sin pena ni gloria transcurrió el tercio de banderillas. Con la muleta el novillo hizo lo apuntó en los tercios anteriores. Manseó y soseó en exceso imposibilitando el lucimiento de un voluntarioso David Martín. Alargó en exceso la faena el novillero. Cuatro pinchazos y una estocada caída. Silencio.

Lanceando de rodillas a la verónica comenzó su actuación Antonio Medina, fueron sólo dos, ya que el de Partido de Resina salió abanto y sin clase en su embestida. Sin celo y tardo acudió las dos veces al peto recibiendo dos puyazos medidos. Intentó un quite por delantales Ángel Jiménez pero el novillo no lo dejó completarlo, ya que no se salía de los vuelos. Tampoco hubo lucimiento con las banderillas. Salió animoso Antonio Medina que intentó aprovechar las primeras embestidas del astado pero se topó poco después con la realidad. Embestidas informales, sin ritmo, soltando la cara y venidas a menos. Intentó estar muy templado el sevillano consiguiendo naturales sueltos interesantes pero sin poder rematar una faena compacta. Estocada baja suelta. Ovación tras una leve petición de oreja.

El cuarto fue ovacionado de salida por sus hechuras. Humilló sin recorrido en las primeras embestidas al capote de Ángel Martín. Se arrancó sin colocar al caballo el de Partido de Resina que empujó con los riñones, también se arrancó pronto en el segundo encuentro. Con el capote el novillo durante el tercio de banderillas continuó con una embestida sin excesivo recorrido perdiendo la humillación inicial. El novillo cortó a los banderilleros dificultando su labor. Con la muleta poco pudo hacer el astigitano, el novillo no pasaba y cuando lo hacía soltaba la cara. Ángel Jiménez estuvo muy por encima de su oponente, llegando incluso a encadenar tres pases seguidos al final de la faena. Cuatro pinchazos, una estocada trasera tendida y varios intentos con el descabellos tras escuchar dos avisos. Silencio, leves palmas para el novillo en el arrastre.

El quinto también salió suelto de salida y sin celo en el capote que le presentó David Martín. El de Partido de Resina no quiso capotes y fruto de esto recibió dos refilonazos con el caballo sin colocar. Con el picador en su sitio recibió dos puyazos largos en el que empujó más por genio que por bravura. Se hizo presente Antonio Medina para intentar el quite, lo hizo por verónicas y revolera aprovechando la desclasada embestida. Bueno fue el tercio de banderillas a cargo de David Sevilla y «Perico» que se vieron obligados a desmonterarse. Inició la faena con doblones por bajo, saliéndose al tercio fijando la embestida. El novillo saco movilidad sin clase, muy pegajoso ya que no se salió de los vuelos siempre con la cara a media altura. Al igual que en su primer oponente, el de Castiblanco solo pudo demostrar sus ganas. El novillo acabo rajado. Pinchazo y casi entera atravesada y perpendicular con poco efecto que le obligaron a utilizar el descabello necesitando más de media docena de intentos. Silencio tras 2 avisos.

Bella estampa la del último de la noche, también ovacionado de salida. Con una larga cambiada de rodillas en las tablas lo recibió Antonio Medina. El novillo, aunque sin clase, no salió abanto, se quedó en el capote del sevillano que pudo instrumentar un par de verónicas buenas. Se dejó pegar en el peto. Muy parado salió del caballo el de Partido de Resina imposibilitando el quite de Ángel Jiménez. También se lucieron en banderillas Manuel Larios y Manuel Izquierdo, aunque no se desmonteraron. En la muleta el de Partido de Resina no mejoró. Soltó la cara, no pasaba e incluso estuvo a punto de levantarle los pies del suelo a Medina. No pudo hacer nada el novillero ante tanta mansedumbre. Estocada y descabello. Palmas.

Ficha técnica
Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
21 abono. Casi tres cuartos de plaza.
Novillos de Partido de Resina. 1º nobleza con clase sin fondo. 2º manso sin gracia. 3º manso sin clase. 4º manso con genio. 5º manso. 6º descastado.
Ángel Jiménez (grana y oro). Vuelta al ruedo y silencio.
David Martín (blanco y oro). Silencio y silencio.
Antonio Medina (sangre de toro y oro). Ovación y silencio.

Sergio Maya / @sergiomaya