La UTE del Puerto de Santa María 2014 representada por Tomás Entero y Juan Carlos Beca Belmonte ha comparecido ante la prensa esta tarde, 30 de junio, para explicar el porqué de los carteles de la Temporada 2017, así como aclarar su relación con el Ayuntamiento portuense y con la escuela de tauromaquia «La Gallosina».

Temporada 2017

Los empresarios dicen estar «contentos y satisfechos» con los carteles que han presentado, creyendo que son «los más rematados» que se han confeccionado en los últimos años. Para ello han tenido que lidiar con varias vicisitudes reconociendo que «han sido los más difíciles de cerrar» desde que están en el Puerto.

Los nombres propios de la temporada serán los de Morante de la Puebla, tras superar los problemas económicos con su anterior valedor Antonio Barrera, y el de José María Manzanares que doblan sus actuaciones. Además, también el Juli vuelve a la Plaza Real tres años después de su última comparecencia. Los empresarios explicaron que los argumentos del madrileño para no venir al Puerto era que «no había toros con garantías» para torear en la localidad gaditana.

Entre los nombres ausentes en la temporada, la empresa citó que había tenido negociaciones con Cayetano Rivera Ordoñez que no está en el Puerto «porque sólo venía si alternaba con Morante de la Puebla y José María Manzanares», el de Antonio Ferrera «nos exigía un mano a mano con el Fandi que a nosotros no nos cuadraba», o el de Alejandro Talavante «al que le ofrecimos una tarde en el segundo fin de semana y ya lo tenía cogido en Francia, además de haber subido su caché en 20.000 euros aproximadamente de un año para otro».

Mención especial tuvo la ausencia de David Galván, que tras haber cortado el año pasado tres orejas este año no ha sido incluido. Las razones dadas por Tomás Entero y Juan Carlos Beca fueron que «le ofrecimos venir a la corrida de la Feria de la Manzanilla de mayo y dijo que venía a esa si firmaba otra en agosto, y le dijimos que primero una y luego si hubiese triunfado y nos encaja, la segunda, no lo cogió pues no está».

Además, Juan Carlos Beca sostuvo la necesidad de hacer carteles «rentables» para la empresa, ya que puso de ejemplo el cartel del año pasado en el que se anunciaron Curro Díaz, El Cid y David Galván «en el que se nos aplaudió por el mismo», y se vendieron un total de «1.537 entradas, obteniendo 72.000 euros en taquilla quedándonos después de pagar el IVA en 59.000 euros. A la ganadería se le pagó 24.000 euros, a los toreros 12.000 euros a cada uno, ¡Hagan cuentas si nos fue rentable!».

Los empresarios dicen haber «apostado fuerte» en esta temporada, gracias a que «la rebaja del IVA cultural nos ha podido jugar con los números». Si bien está rebaja no se ve repercutida en el bolsillo del consumidor, si se ha utilizado para pagar más a los toreros y rematar más los carteles que en años anteriores, a pesar de esta rebaja del IVA «para no perder dinero necesitamos una media de 8.000 personas en cada una de las corridas de toros programadas», siendo los gastos generales cada vez que se abre la plaza de 60.000 euros.

Por otro lado, en cuanto a la ubicación del festejo de rejones en dejarlo fuera del abono la razón es la de «no abaratar más el abono», al tiempo de que «el abonado no suele acudir a las corridas de rejones». Asimismo las novilladas que faltan por darse, según el pliego vigente, se darán «entre septiembre y octubre», aunque la intención de la empresa era primero la novillada sin caballos y luego la picada «para premiar a aquellos toreros que estén bien en la clase práctica», desde el Ayuntamiento se les ha denegado.

Por último, desde la UTE del Puerto de Santa María ven difícil que este año se retransmita alguna corrida de la temporada portuense aunque «en los próximos días nos llegará una propuesta de Movistar Plus». Entienden que el dinero por televisar un festejo de esta cantidad «no nos deja un desembolso importante de dinero, y nos quita gente que pasa por taquilla». De igual forma se habló que el año pasado las cadenas autonómicas aportaron «45.000 euros» y el Canal Toros «85.000 euros».

Ayuntamiento

La empresa cree que «hemos cumplido el pliego en todo lo que nos ha sido posible», dejando claro que a día de hoy «no tenemos ninguna falta como tal, y no hemos incumplido en nada», viéndose «perjudicados gravemente» por las obras en la plaza de toros «ya que tuvimos que irnos desde agosto de 2015 a julio de 2016».

Además, según han desvelado los propios gestores del coso mantienen un litigio con el Ayuntamiento a consecuencia de un «abusivo» IBI del año 2016. La empresa entiende que durante el periodo que no pudieron abrir la plaza, de agosto de 2015 a julio de 2016, «no se nos puede reclamar y exigir unos 50.000 euros por ese concepto”.

También, mostraron su contrariedad por las carencias de la plaza de toros, un inmueble de hace 150 años, y que no estaba actualizado a las normativas de seguridad vigentes. Dichas carencias se basan en salidas de evacuación, certificado eléctrico, instalación contraincendios y la homologación del SAID, que es un instrumento básico en la enfermería. La mayor parte de estos desperfectos, aunque se han instalado «no funcionan por impagos del propio consistorio».

A pesar de lo anteriormente expuesto, la UTE Puerto de Santa María 2014 ha presentado la solicitud de una prorroga por un año al Ayuntamiento portuense, sin haber obtenido respuesta de momento.

Por último, según los gestores «se escucha que se está trabajando ya en un nuevo pliego» que creen será «perjudicial» para la afición portuense, ya que pretenden programar un festejo más encareciendo la gestión de la plaza «en unos 180.000 euros», entendiendo que el Puerto necesita «calidad y no cantidad» en sus festejos.

Escuela de tauromaquia «La Gallosina»

Los empresarios se definen como «malos empresarios» si su labor dependiera del trato dispensado a la escuela de tauromaquia, tras una serie de encontronazos desde que entraron en el coso.

En 2014 «gastamos 40.000 euros» en organizar unas becerradas comprando 15 novillos para que fuesen lidiados por «jóvenes toreros del Puerto». «Tras anunciar los carteles la propia escuela taurina vieron que no había ninguno del Puerto reservando en la gran final tres puestos para tres nóveles portuense. Al llegar el día de la final los tres del Puerto presentaron parte médico y su puesto lo cogieron otros tres de fuera».

A partir de ahí los encontronazos han sido «frecuentes», ya que «nosotros apostamos porque salgan toreros del Puerto, no de otros lugares».