En Navarra, cuando aparece el vallado del encierro sentimos todos como un hormigueo. El cuerpo se nos alter, no tanto por lo carreras que nos recuerda,que también, sino por lo que nos avisa.

Y, en ese proceso mentalizador, otro paso es la presentación de la revista del Club Taurino. Su número del año es parte del ritual, y esto ocurrió ayer.Entre la sabia crítica de hoy y de siempre, representada por Emilio García San Miguel o Koldo Larrea (Diario de Navarra), los socios abarrotaban los locales del Club,junto a la Monumental pamplonesa.

Presentó Pachi Arrizabalaga, quien daría paso al presidente Juan Ignacio Ganuza para que este convocase un minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño. Concluyó con un sentido ¡vivan los toreros!, coreado por todos. Pasado el micrófono a Begoña Pro, periodista y escritora, esta procedió a enumerar los datos que sobre fiestas de toros aparecen en la documentación medieval. Después Ganuza explicó que la portada homenajeaba al sin par Paco «Canito» Cano.

Muy querido en Pamplona, este, que se jactaba de haber disfrutado más de setenta Sanfermines y tanto nos divertía con su conversación chispeante, realizó muchas de sus fotos míticas con figuras de las letras o la escena internacional, aquí.

Por último, procedió el presidente a agradecer a quienes colaboraron para sacar la revista, como Amparo Daspa, Carlos Cherrez y otros.

Terminada la disertación, en torno a un vino español se procedió a formar los corrillos de ordenanza en conversación sobre la actualidad taurina y la ya inminente Feria del Toro.

Jesús Javier Corpas Mauleón, Navarra.

El autor, junto a Marta Echaide, sobrina nieta del inventor del Chupinazo, y otros buenos aficionados, con Canito, aprestándose para acudir a la novillada un 5 de julio.