Ayer por la tarde estuvimos en la histórica ciudad de Bailén donde se ofreció una extraordinaria clase práctica de tauromaquia a cargo de uno de los toreros que componen el cartel a celebrar en la ciudad el próximo 16 de julio dentro de sus Fiestas Conmemorativas de 1808, Marco Antonio, el cual estuvo acompañado por un nutrido grupo de alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Jaén, los cuales ofrecieron a los asistentes un variado repertorio de los pases que componen una faena tanto de capote como de muleta así como la realización de la llamada suerte suprema.

Muy buen ambiente, muchos niños de corta edad acompañados de sus padres se dieron cita en la conocida antiguamente como Plaza del Reloj, hoy Plaza de la Constitución para admirar al maestro Marco Antonio así como a los jovencísimos toreros de la Escuela Taurina de la capital.

 

Su Director Gerente, Antonio Sutil fue narrando los distintos pases que iban realizando los toreros así como otros aspectos personales de los toreros, como ese juego de cintura y muñeca, ese llevar largo y desplazada a la res, en este caso unos pitones acorde a lo que es una clase de salón, ese sentir y la dificultad que supone realizar lo que estábamos viendo delante de un toro.

En el acto estuvo presente D. Luis Mariano Núñez, Alcalde de la Ciudad así como buenos y reconocidos aficionados de la misma, con todos ellos estuvimos hablando y personalmente me quedó claro que la Fiesta de los Toros está más viva que nunca.

Un Alcalde que gobierna para todos, con pluralidad, respetando los gustos de cada persona, unos padres sin complejos a los cuales vimos disfrutar tanto o más que los propios niños cuando estos tomaban por vez primera un capote o una muleta en sus pequeñas manos e intentaban dar los pases que habían visto del maestro; y unos reconocidos aficionados que demostraron no haber perdido esa afición que desde muy niños, como la mayoría de los presentes habían cogido desde muy corta edad.

Al finalizar el acto, a todos los niños asistentes al evento se les regaló una entrada para asistir al referido festejo y además con el número de esa entrada se sortearon variados regalos como teléfonos móviles, altavoces musicales, gafas acuáticas, tablests y otros interesantes regalos.

Tarde conmemorativa en Bailén, buen ambiente, excelente temperatura y una modernizada vieja tasca como es la del “Cojo Saavedra” frente a la Casa Consistorial donde finalizado el acto pudimos saborear sus ricos caracoles y una variedad de finas tapas que pusieron broche final a un acto lleno de encanto, sabor y torería como hacía muchos años no se había vivido en esta conocida ciudad que fue parada obligada para todo quien la cruzaba camino de cualquiera de las ocho provincias que componen esta región andaluza.