El pasado fin de semana se celebró en Toledo el IX Congreso Internacional Taurino de Veterinaria y asistieron más de 400 veterinarios llegados de todos los rincones de España y de los países taurinos, demostrando que la fiesta de los toros se tiene que defender y el camino es la Unesco.

En el Congreso la AIT se habló sobre la Tauromaquia en América, comentando los avances del proyecto Tauromaquia-Unesco, impulsado desde hace 15 años por la asociación con el objetivo de reconocer la tauromaquia como Patrimonio Cultural de nuestros pueblos, meta que ya se ha alcanzado en España , con tres leyes nacionales que así lo contemplan, respaldadas por las recientes sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.

El rumbo señalado por España debería ser ejemplo para América a fin de proteger esta expresión de su Patrimonio Cultural, cuyo carácter y mestizaje exige las culturas originarias, hispanas y afroamericanas sea protegidas de los ataques de quienes pretenden cambiar los perfiles culturales de nuestros pueblos.

Para los miembros de AIT resultó grato conocer la opinión de todos los participantes y el reconocimiento de la UNESCO como camino más eficaz para la defensa de la misma. Otro punto considerado importante, además de los temas científicos propios de la disciplina, especialmente aquellos referidos a la conservación de la raza del toro bravo, fue la llamada a que los veterinarios den un paso al frente en el tema de estudiar el espinoso asunto de posibles cambios que modernicen la tauromaquia, especialmente con innovaciones en las suertes de varas y de matar, algo que desde nuestra opinión y si es que en algún momento han de darse, habrá que abordar muy delicadamente, tomando en cuenta la opinión de los profesionales del toreo.

El presidente del Senado de España Pío García Escudero cerró el acto y habló como un aficionado más expresando de manera sencilla y brillante su opinión en relación al porvenir de la fiesta de los toros.