Coria vive durante 6 días el orgullo de ser taurina rememorando su tradición e identidad en las Fiestas de San Juan.

Reportaje fotográfico Diego Alcalde
Del viernes 23  al miércoles 28 de junio la ciudad extremeña de Coria celebró el hito ancestral de mayor relevancia en el calendario anual cauriense.
La Fiesta  de San Juan, declarada tradición de Interés Turístico Nacional, congregó a miles de aficionados taurinos (Nacionales e Internacionales), para disfrutar un extenso y selecto elenco ganadero.
Once toros y un novillo, fueron exhibidos en los diferentes encierros, lidias de plaza y de calle que conforman la tradición e idiosincrasia de la Tauromaquia popular cauriense.
Se abrieron los actos taurinos de estos San Juanes del 2017 con el encierro de mansos. El sábado 24  exhibición en horario nocturno de encierro, plaza y calle de un Toro de la salmantina de Francisco Galache. “Limusino” , estrecho de sienes y descarado de pitones que destacó por su movilidad tanto en la calle como en la plaza, destacando la claridad de sus embestidas sobre el albero.
Para la mañana del sábado, “Valeroso” de Adelaida Rodríguez encandiló a los presentes con su espectacular estampa. Hondo, rematado y con trapío, se movió sobre el albero de inicio acusando con prontitud los kilos y el sofocante calor estival. Su lidia sobre el asfalto fue discreta, destacando algún escueto detalle.

“Zetanito” de la sevillana ganadería de Rocío de la Cámara dio la bienvenida al domingo 25, tras un fugaz encierro, su comportamiento en la plaza fue extraordinario acudiendo con prontitud a los cites y rematando con codicia sus embestidas. La prudencia quiso que se rajase en el asfalto, evitando algún posible mal ante un atestado recorrido de ambiente festivo.
El domingo es el único día que se exhiben dos astados en sesión diurna, estos pertenecientes a la “Junta de Defensa”.  El primer cornúpeta perteneció a la ganadería de “Valdefresno”, un señor toro muy en el tipo de la casa, serio y enmorrillado dejó patente su bravura desde la salida a la plaza. Las codiciosas y continuas embestidas llegando hasta el final y rematando en los barrotes terminaron por secar a “Pompito”, siendo necesario el adelantamiento de su fin en media hora.

Muchos kilos y bien presentado el toro de Pedraza de Yeltes “Resistidor”, dio un buen juego tanto dentro como fuera de la plaza destacando su movilidad como virtud principal.

“Campanilla” de la cordobesa ganadería de “La Quinta” fue un excelente ejemplar, bajo de agujas, bien rematado y hechurado que derrocho bravura, codicia, trasmisión y fijeza. Un gran toro que iba largo a todos  los cites en la arena, siete impresionantes embestidas hacia arriba a otros tantos quiebros confirmaron mí fijación sobre este astado. En la calle continuó empleándose sobre las rodadas de los aficionados en la zona de la catedral.

Si Coria era un continuo hervidero repleto de aficionados, más aun lo fue el lunes 26, tras el acartelamiento por parte de  “Juventud Cauriense” de un Toro Victorino Martín. No pasa desapercibido en ningún lado el hierro de la A coronada y no fue una excepción Coria que puso el cartel de “No hay Billetes” en la ciudad. “Playito” , marcado con el número 66 y con una clara morfología Albaserrada. Desarrollando rápidamente el sentido se hizo respetar y dejó claro su dominio. Sobre el asfalto tuvo movilidad hasta que se le abrieron las pezuñas.

La local ganadería de Jara del Retamar exhibió un taco de toro de nombre “Alavés” que proporcionó un juego de menos a más. Reservón en la arena de la plaza y viniéndose arriba sobre el asfalto, donde no dio tregua, dejando un buen sabor.
La ganadería de Mari Carmen Valiente fue presentada por la peña “El 27” con un señor toro de nombre “Leonés”, Reservón en sus arrancadas sobre la arena, llegaba hasta el final cuando las emprendía. La calle es muy duro para los astados y más si lo pillán dos rodadores escasos de afición. Este fue el caso, que tras ser acaparado por dos “aficionados” en la zona de la Catedral abusaron rodándolo de riñones sobre el asfalto, dejando sin fuerzas para más al animal.

“Carambola” de Arcadio Albarrán abría el día del cierre de los San Juanes en Coria: Ofensivo, bajito y muy rematado, una verdadera lamina que a pesar de su nobleza en los cites a cuerpo limpio infundió respeto. Sobre las telas embestía sabiendo lo que se dejaba, mientras que en la calle tuvo movilidad permitiendo el disfrute general.

A las 14:00 horas, el novillo “Cristalino” de promoción Juvenil cumplió su acometido dando sitio y afición a los jóvenes valores.
La peña “La Geta” cerraba los San Juanes del año 2017 con “Parabólica”, nº 27 de la ganadería propiedad del Matador de Toros Julián López “El Juli”, toro castaño, vareado y cortito de manos, que para muchos es el toro de la feria.  Noble, enclasado y con movilidad se dejó hacer tanto con las telas como a cuerpo limpio en la plaza, mientras que su movilidad le permitió recorrer en varias ocasiones el casco antiguo de Coria lo que le hizo ganarse muchos adeptos.

Unos extraordinarios San Juanes que siguen creciendo año tras año .