Jesús Enrique Colombo cortó una oreja en su tercera tarde en Las Ventas, en la que se le vio progresar, al sexto novillo de Fernando Peña El debutante Santana Claros y Daniel Crespo fueron silenciados en una novillada seria y de buen juego.

Colombo toreó con suavidad, temple y pulso al sexto de la tarde, un novillo de escasa fuerza.

Lo saludó con verónicas y chicuelinas, protagonizó un gran tercio de banderillas y posteriormente supo exprimir al animal para cortar una oreja tras un estoconazo. Había escuchado palmas en el tercero, con el que firmó chicuelinas lentas.

El tercio de banderillas tuvo riesgo y emoción. En la muleta se mostró templado y relajado con un toreo más vertical con la mano derecha.

El debutante Santana Claros dejó detalles con su lote. Un inicio genuflexo con el primero de la tarde, combinado con muletazos a dos manos por alto, y el final fue lo mejor de su faena de presentación. Pinchó antes de la estocada trasera y contraria.

Dejó verónicas con el cuarto, un novillo enclasado, y un comienzo a dos manos con la muleta. La siguiente serie al natural llegó con fuerza a los tendidos porque le imprimió estética. Luego el animal con la derecha se vino abajo y tardeó.

Daniel Crespo saludó al segundo, astifino, con verónicas y dos medias con gusto. El animal tomó dos puyazos a distancia y el novillero desarrolló una faena de muleta con concepto clásico. El quinto novillo arrolló a Dávid Gómez en banderillas, sin consecuencias.

La labor luego careció de transmisión.

Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en el primer aniversario del fallecimiento de. Asistencia: 6.184 espectadores.