El torero del barrio del Carmen Rafael Rubio «Rafaelillo» ausente de la feria de Murcia.

Esta muy bien lograr carteles muy rematados, buscando el beneplácito de la afición, es el caso del cartel de este año 2017 en la septembrina feria de Murcia. Aunque creo que la empresa debería haber acartelado al torero murciano que en las últimas temporadas se ha jugado literalmente la vida, en todas las plazas de España y del sur de Francia.

Rafaelillo, el tigre del barrio del Carmen, un torero de valor sereno, estará preguntándose que más puede hacer para torear en su plaza. En demasiadas ocasiones las empresas no son sensibles al pensamiento mayoritario de la afición.

Desde que se dieron a conocer los carteles de esta próxima feria de Murcia, son muchos los aficionados que han demostrado su malestar, por no haber incluido a Rafaelillo; hace tres temporadas, indultaba un toro en el coso de la Condomina, tres años despúes, la empresa parece no recordar lo que sucedió aquella tarde.

Rafaelillo esta triste, se siente mal por no estar en su feria, en su Murcia del alma, con su gente, con sus amigos de siempre; y sobre todo y por encima de todo con el cariño de la afición. El toreo desgraciadamente y en demasiadas ocasiones es injusto con los toreros, no debemos de relegar al ostracismo a toreros que se han ganado el puesto a base de entrega y coraje.

Es posible que Rafaelillo toree en Cehegín la corrida de Miura, aunque a mi, particularmente, me gustaría algo más suave; porque si ese es el regalo, casi me guardo el paquete.

Solamente me resta desde aquí, darle ánimos al torero del barrio del Carmen y decirle que por lo menos, este periodista que suscribe lo llevará en su corazón, cuando se abra la puerta de chiqueros de la condomina.