Noche calurosa en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla en la segunda del ciclo de novilladas nocturnas del mes de julio en la que se han lidiado seis novillos de Villamarta, bonita de presentación y de gran juego, sobre todo segundo y tercero, en la que lo más destacado lo ha realizado Rocío Romero que ha conseguido cortar la única oreja de la noche realizando un toreo con gusto en el que sobresalieron cuatro naturales de bella factura. También hay que destacar la actuación del nazareno Adrián Ruiz al que el presidente le negó la oreja tras estar muy por encima del novillo más complicado del encierro.

Buen recibo capotero de Adrián Ruiz con el que abrió plaza. Verónicas con gusto, empaque y acompañando con la figura las buenas embestidas del de Villamarta. Rocío Romero entró en quites sin demasiada fortuna. Replicó el de Dos Hermanas dejando dos chicuelinas de gran belleza. Deslucido tercio de banderillas. Con la muleta se le vio con oficio al joven torero, iniciando la faena por doblones por bajo para abrirles los caminos. Siguió con varias tandas de derechazos que resultaron desiguales, ya que el de Villamarta tenía un corto recorrido y levantaba la cara al final del muletazo. Por el pitón izquierdo fue peor, enganchándole el engaño en repetidas ocasiones. La última tanda subió el nivel con unos buenos muletazos en redondo aguantando las miradas del novillo. Cerró la faena con unas manoletinas. Buena estocada arriba. Vuelta al ruedo tras fuerte petición de oreja.

Salió abanto el segundo de Villamarta y costó que se fijara en el capote de Rocío Romero, que pudo desquitarse el mal sabor de boca del tercio de quites del primero. Pudo dejar buenos lances por verónicas. Jesús Cuesta entró en la corrida con una serie de caleserinas que le salieron limpias, y replicó la cordobesa por tafalleras. Desigual tercio de banderillas. Comenzó la faena de muleta con muletazos por altos muy despacio. El novillo sacó clase y transmisión. Rocío se encontró más cómoda con el pitón derecho, corriendo la mano, ligando los pases y acompañando con el cuerpo varias tandas en redondo. Con la zurda dejó cuatro naturales sobresalientes que hicieron crujir a Sevilla. La faena tuvo un gran nivel de principio a fin. Mató de poco más de media estocada delantera pero arriba que tuvo gran efectividad. Oreja.

Salió también suelto el tercero al que recogió Jesús Cuesta por verónicas a las que le faltaron acople. Con el capote a la espalda desde los medios quebrando en varias ocasiones al novillo entró en la noche Ramón Serrano. Completó un quite de riesgo con lucimiento. La réplica de Cuesta fue por chicuelinas ajustadas. Excelente fue el tercio de banderillas del Ecijano. Inició la faena por estatuarios desde los medios rematados con una espaldina y un pase de pecho. El novillo embistió con transmisión y largura pero requería que le impusieran el ritmo. Al principio le faltó algo de acople a las tandas, siendo la cuarta la que fue más compacta, ligando los pases y siendo completa. Con la izquierda le costó cogerle más el aire. Volvió a la derecha dejando varias tandas con muletazos sueltos buenos pero sin ser tan redondas. Finalizó con varios circulares y pases por alto demostrando su valor. Antes de matar dio una tanda de bernardinas cambiando la embestida. Fue una faena larga, ya que antes de entrar a matar sonó un aviso. 2 pinchazos y estocada corta delantera perpendicular. Ovación.

Variado recibo capotero de Ramón Serrano intercalando verónicas, saltilleras y una media verónica. Le faltó acople. Chicuelinas con gusto recetó Ismael Jiménez en su presentación en Sevilla. Desigual tercio de banderillas. Inició la faena muy lucido con pases cambiados, arrucina y pase de pecho. A la faena le faltó llegar a los tendidos. El murciano estuvo correcto, firme y seguro pero a los muletazos le faltaron más «pellizco» para llegar al respetable. Dio varias tandas por ambos pitones pero sin terminar de cuajar la faena. Al final acortó las distancias haciendo patente su gran valor. El novillo sacó clase. Estocada caída y trasera. Silencio.

El quinto de la noche se quedó desde el principio en el capote de Ismael Jiménez. El pacense recetó varios lances a la verónica con los que intentó gustarse pero resultaron enganchados. Quite por tafalleras del valenciano Miguel Polope que resultaron limpias. Se dolió en banderillas el animal. Con la muleta, el de Badajoz intentó alargarle las embestidas de inicio, ya que el novillo protestaba. Le buscó las vueltas e intentó poner lo que le faltaba al novillo que deslucía los muletazos saliendo con la cara por los aires. Alargó en exceso la faena pegando muchos pases pero sin llegar a los tendidos. Gran estocada. Petición de oreja que no atiende el presidente. Vuelta al ruedo.

También salió frío de inicio obligando a Miguel Polope a buscarlo a los medios e ir haciendo la embestida del animal sin conseguir el lucimiento a la verónica. En quites entró Adrián Ruiz que intentó torear a la verónica. El susto de la noche lo dio el subalterno Antonio Ronquillo que resultó cogido quedando inconsciente en el suelo tras la fea caída. Se rajó pronto el novillo, y Miguel Polope a pesar de su juventud y su corto bagaje intentó sacarlo a los medios y sujetar al de Villamarta sin demasiado éxito. Decidió abreviar e irse a por la espada. Le faltó oficio para cuadrar al novillo. Mató al tercer intento. Silencio.

Ficha técnica:

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Media plaza.

Novillada de Villamarta. 1º noble con corto recorrido. 2º sobresaliente. 3º con clase y transmisión. 4º noble con clase. 5º noble pero le faltó clase. 6º rajado.

Adrián Ruiz (nazareno y oro). Vuelta al ruedo.

Rocío Romero (fucsia y oro). Oreja.

Jesús Cuesta (blanco y plata). Ovación.

Ramón Serrano (verde manzana y oro). Silencio.

Ismael Jiménez (blanco y oro). Vuelta al ruedo.

Miguel Polope (caldera y oro). Silencio.