El subalterno Pablo Saugar «Pirri» y el matador de toros Andrés Roca Rey continúan ingresados en el Hospital de Pamplona a consecuencia de las cornadas recibidas cuando se encontraban actuando en la presente Feria de San Fermín.

En cuanto a «Pirri» la evolución clínica es «favorable», tolerando la «ingesta oral». El estudio radiológico de su columna lumbar no revela lesiones asociadas. Aún es pronto para conocer hasta cuándo estará ingresado, según el equipo médico que lo está atendiendo capitaneado por el doctor Ángel M. Hidalgo.

Por su parte, el peruano Andrés Roca Rey también evoluciona de forma «favorable». Según el último parte médico el aspecto de la herida es «correcto» y ha permanecido sin fiebre. Ayer, prosigue el parte, inició deambulación sin problemas aunque con molestias lógicas en relación con el tipo de lesión. Se prevé que en «24 ó 48 horas» sea dado de alta.