Los dos antitaurinos que saltaron al ruedo de la plaza de toros de Teruel durante el homenaje a Víctor Barrio del pasado sábado, han sido juzgados y condenados por un delito de desórdenes públicos.

Dos días después de los hechos, se celebró el juicio rápido contra el activista antitaurino holandés Peter Jansen, y su compañero Jöel Cessio.

Según el artículo 558 del Código Penal: «se trata de un evento cultural, en el que se produjo una alteración del orden público porque se estaba celebrando un homenaje a un torero fallecido». El ministerio público pidió seis meses de multa, a razón de 12 euros al día. Finalmente, y ya que los dos antitaurinos reconocieron los hechos y su culpa, han sido juzgados por el delito de desórdenes públicos, y la pena se ha reducido a cuatro meses de multa. Por lo que además de los antecedentes penales, tendrán que pagar 1440 euros cada uno.