El Excmo. Club Taurino de Bilbao acogió, anoche, una charla-coloquio protagonizada por David Fandila “El Fandi” y dirigida por el periodista Alfredo Casas.

Un emotivo recuerdo a Iván Fandiño abrió el acto. Fandila se refirió a él como “alguien íntegro y fiel a sí mismo, tanto en el toreo como en su vida personal”.

En la conversación, basada fundamentalmente en cuestiones de interés humano, también se abordaron aspectos profesionales como la relación de apoderamiento que une al diestro con Toño Matilla. “Es el más profesional a nivel taurino. Se dedica en cuerpo y alma a su trabajo. Aparece cuando se le necesita y nunca por aparentar y me ayuda a enfocarme más en las soluciones que en los problemas, cuando llegan momentos de dificultad”, dijo sobre el taurino salmantino.

“El Fandi” volverá a Bilbao el próximo 20 de agosto, tras siete años de ausencia, en un cartel en el que también están anunciados Juan José Padilla y Antonio Ferrera. A propósito de esta cita, el torero granadino aseguró que “venir a Bilbao es algo que ilusiona y pesa a la vez. Esta plaza se echa de menos cuando-por una circunstancia u otra- no te anuncias en ella. Creo que-por cómo se cuidan y hacen aquí las cosas- sí merece la pena hacer ese esfuerzo y asumir el reto que supone esta plaza. Ojalá pueda seguir manteniendo o incluso mejorar el nivel que di en Madrid o Sevilla”.

Para quienes serán sus compañeros de cartel, también tuvo palabras de elogio: “Antonio Ferrera merece todos mis respetos como torero y como persona. Tuvimos una época de distanciamiento, pero lo arreglamos como arreglan las cosas los hombres: con sinceridad, los dos solos, y hablándonos con el corazón en la mano. Antonio demuestra continuamente que tiene la capacidad de resurgir una y otra vez y, para mí, eso es digno de admiración. De Juan José poco puedo añadir a la lección de vida que nos da a todos con sus actos, ya desde antes del percance de Zaragoza. Si como torero es grande, su dimensión humana es mucho mayor. Son dos buenos toreros pero, sobre todo, dos hombres con valores que ya no abundan en la sociedad”.

Ilusionado con el futuro

En cuanto al futuro de la Fiesta, “El Fandi” señaló el gran nivel de los nuevos valores, destacando entre ellos a Jesús Enrique Colombo. “Lo conocí cuando era un niño, en San Cristóbal. Supe que quería ser torero y le brindé un toro. Era tan pequeño que me arrodillé ante él para darle la montera. Me alegra ver su crecimiento, la alegría y rotundidad que transmite en la plaza y el nivel que ha dado en las citas importantes. Es bueno para el toreo”.

Sobre sus planes a nivel personal, ha asegurado que “pasan fundamentalmente por seguir creciendo, cada día, en todos los aspectos. El día que pierda la ilusión por crecer, dentro y fuera de la plaza, será una mala señal. La ilusión forma parte la actitud con la que afrontamos la vida y la actitud es lo que marca la diferencia”.