Última noche clasificatoria en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla del ciclo de novilladas nocturnas con bastante mejor temperatura que en noches pasadas. La novillada de Cayetano Muñoz fue falta de raza, terminando todos los novillos en tablas. Los jóvenes toreros intentando solventar las dificultades de sus oponentes, solamente puntuando Daniel de la Fuente, aunque lo más lucido de la noche fueron los pasajes por la mano izquierda de Álvaro Passalacqua.

Comenzó la noche cara. A la puerta de chiqueros se marchó Rodrigo Pipio para recibir al primero de Cayetano Muñoz a porta gayola saliendo limpia pero lo desarmó en el primer intento de capotazo. Después no pudo estirarse a la verónica. El quite de Daniel de la Fuente fue con el capote a la espalda, logrando la primera ovación de la jornada. Mal estuvo en la brega con el novillo Jesús Bayort dándole una infinidad de lances. La faena resultó muy deslucida y atropellada. El sevillano no encontró ni las distancias, ni los terrenos y recibió dos volteretas muy feas. Lo mejor fue la estocada, a la primera y trasera. Ovación.

Daniel de la Fuente realizó un vistoso saludo de capote a la verónica, siempre ganándole pasos y rematando en los medios con una media verónica muy reunida. Entró en su turno Alfonso Ortiz dejando una buena tanda de chicuelinas y una gran media verónica para rematar. Eficaz fue el tercio de banderillas. En la faena de muleta el de la Puebla del Río anduvo muy animoso ante un animal que sacó más genio que bravura rajándose al final del trasteo. Cimentó la faena el joven diestro por el pitón derecho en los medios del ruedo, enlazando tandas con emoción aprovechando la movilidad del astado, intercalando muletazos más rápidos con otros más templados. Le molestó bastante el viento, y eso hizo que le enganchara en algunos compases de la faena. Al rajarse el novillo, Daniel de la Fuente dejó unos ayudados por alto con gusto al refugio de las tablas. La estocada fue trasera y eso hizo que el novillo tardará en doblar. Oreja.

Alfonso Ortiz dejó su impronta con el capote realizando los mejores lances a la verónica del ciclo. Temple, gusto, compás y dominio que tuvieron en los tendidos un menor eco de lo merecido. José Fernando Molina realizó un quite por verónicas y tafalleras sin lucimiento por el escaso recorrido del animal. Saco aspereza en banderillas el animal. Con la muleta Alfonso Ortiz tuvo que desplegar su corto oficio ante un novillo bastante tecloso, que al igual que el segundo se rajó, y además éste nunca se salió de los vuelos de la muleta. Cimentó la faena por el lado derecho intentando templar las embestidas brutas del animal, consiguiéndolo por momentos. Por el pitón izquierdo fue más corto y soltaba más la cara. Estuvo correcto pero faltó transmisión a la faena. Mató a la segunda de estocada algo trasera. Ovación.

Con soltura a la verónica recibió al cuarto novillo de la noche José Fernando Molina, sin llegar a conectar con los tendidos. Quite variado de Alejandro Adame con el capote a la espalda y un afarolado para colocárselo. Se rajó demasiado pronto el novillo en la muleta. Fue mejor por el pitón izquierdo y eso lo aprovechó el de Albacete en lo que pudo, ya que el novillo soltaba la cara y salía demasiado suelto. Con la derecha poco pudo hacer. Demostró sus ganas pero no pudo brillar con tan pocas condiciones. Al final de la faena acortó los terrenos realizando dos espaldinas jaleadas por el público y unas manoletinas muy ajustadas. Estocada arriba un tanto caída y un golpe de descabello. Palmas.

A la puerta de chiqueros se fue Alejandro Adame y tras la porta gayola recogió al novillo y lanceó a la verónica con habilidad aprovechando el pitón bueno que fue el derecho. Álvaro Passalacqua entró en la noche con unas saltilleras algo faltas de ajuste y replicó Adame con chicuelinas y tafalleras enganchadas. Sacó complicaciones el novillo en la muleta, nunca humilló y nunca fue franco. El hidrocalido intentó alargar y templar las embestidas, sin querer apretar al de Cayetano Muñoz al principio. El mérito estuvo en no dejarse enganchar, y eso lo consiguió en muchos muletazos. No pudo coger vuelo la faena. Estocada caída y un descabello. Silencio.

También a la puerta de chiqueros se marchó Álvaro Passalacqua para recibir al sexto a porta gayola y ligándolo posteriormente con una tanda de verónicas sin demasiado eco en los tendidos. Rápido y eficaz resultó el tercio de banderillas. Tampoco embistió con clase y de verdad el último, saliendo con la cara alta de los cites. El malagueño se notó su falta de oficio pero se le deslumbró pellizos de torería con una buena mano izquierda dejando los mejores naturales de la noche.  Dejó muy buenas sensaciones en la Maestranza. Media atravesada tras un pinchazo.

Ficha técnica:

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Tres cuartos de plaza.

Novillos de Cayetano Muñoz.

Rodrigo Pipio (grana y oro). Ovación.

Daniel de la Fuente (tabaco y oro). Oreja.

Alfonso Ortiz (lila y oro). Ovación.

José Fernando Molina (obispo y oro). Palmas.

Alejandro Adame (nazareno y oro). Silencio.

Álvaro Passalacqua (nazareno y oro). Vuelta al ruedo.

Parte médico de Rodrigo Pipio: «varetazo corrido cara anterior muslo derecho y contusión región dorsal. Pronóstico leve».