Forma parte ya de las acciones habituales de cada vísperas de Colombinas. Y una forma de constatar cómo se trabaja en equipo para que todo salga bien de cara a cada feria. Más, cuando se trata del elemento toro, sin duda, uno de los factores clave a la hora de sentar las bases de un ciclo triunfal para todos los participantes y, por supuesto, donde el público se divierta como merece. En este sentido, la empresa y los equipos gubernativo y de veterinarios han compartido visitas a las ganaderías que se lidiarán en Colombinas para conocer in situ, en el campo, cómo son los toros y novillos que salten al ruedo de La Merced.

Las visitas se han efectuado en doble jornada. Primero, a Torrealta y Núñez del Cuvillo. Y después, a Villamarta, ya en la provincia de Huelva. En ellas se observa el ganado apartado para la feria, al objeto de que pasen ya en el campo un primer reconocimiento no oficial, pero que sí sirve para que la empresa y los equipos gubernativos y veterinario sepan cómo es lo que va a venir. Es una acción que se viene desarrollando ya desde hace algunos años y que aporta mucha eficacia al trabajo a desarrollar durante los días de toros cuando la corrida o la novillada de cada día llega a los corrales de la Plaza de Toros, donde, ahí sí, pasan el filtro definitivo y oficial antes de su lidia.

“Tenemos la suerte de tener muy buena sintonía con ambos equipos. Formamos una piña y a todos nos une el propósito sincero de que todo salga muy bien. Lo mejor para cada día de toros es lo mejor para todos. Y todos, cada uno desde nuestra posición, remamos en el mismo sentido. Por eso luego, en los días de festejo, las cosas suelen salir rodadas, porque ya hay un trabajo previo hecho, un debate compartido y una filosofía común de hacer las cosas en la que creemos de verdad”, destaca Carlos Pereda.