El desastre y la incoherencia se ha consumado este lunes, 24 de julio, en el Parlamento Balear. Se votaba  la Ley de regulación de las corridas de toros y protección de los animales de Baleares, prohibiendo la muerte del animal durante el espectáculo e imponiendo restricciones al tradicional «Correbou» de Fornalutx.

El Parlament balear ha aprobado en pleno extraordinario la Ley, más conocida como «Toros a la balear», en las que no habrá ni sangre ni muerte. Dicha regulación nace con un aviso de inconstitucionalidad y ha contado con los votos a favor de los grupos parlamentarios PSIB, Podemos y MÉS, los votos en contra de PP y Ciudadanos y el apoyo parcial a algunas de las enmiendas por parte del El PI.