La plaza de toros de Melilla, La Mezquita del toreo, celebra su 70 aniversario con una cita histórica llena de gusto y torería. ¡Más claro imposible! y digo de buen gusto y torería, por el cartel compuesto por dos toreros con magia y alquimia en las telas, caracterizados por su buen concepto, y que torean por y para ellos mismos sin buscar el aplauso fácil en el tendido.

Juan Mora, es un torero de concepto clásico, de pocos pases, pero con mucho gusto y de hacerlo pronto y en la mano. Uno de los pocos románticos empedernidos en activo capaz de desatar la locura colectiva en los tendidos con 4 tandas y 22 pases contados ¿Pá qué más? Lo bueno no necesita de tantos minutos prolongados en el tiempo, cuando la mitad de ellos no dicen nada.

Ferrera, hoy en día y hoy por hoy, es el torero con más capacidad y mejor gusto de todo el escalafón. Es capaz de domeñar con temple, ritmo y compás, la embestida encastada y con ese punto de genio y emoción de un Victorino, al igual parar el tiempo con cualquier toro de cualquier ganadería más comercial, con una embestida enclasada y dulce. Le vale todo, y tiene el factor sorpresa de la improvisación.

Los toros, de D. Manuel Blázquez. El día, 7 de septiembre a las 18:30 horas.