La «hierbabuena» es una planta que en Andalucía se utiliza para darle sabor a las sopas y caldos. Su sabor es sabroso y dulce, agradable al paladar. Sin embargo la «Yerbabuena» que ha salido esta tarde en el Puerto de Santa María ha estado seca, sosa, saboría y muy amarga. El denominador común de toda la tarde ha sido la mansedumbre, sin dar opciones de triunfo a los jóvenes actuantes. Lo más destacado lo hizo Miguel Ángel Pacheco que logró cortar una oreja del segundo de la tarde y Rodrigo Molina que la espada le privó de cortar otra al que cerró plaza tras torearlo de forma templada.

Salió abanto de salida el primero de la tarde, costándole rematar en los burladeros y sin quedarse en el capote de Daniel Crespo. Cuando consiguió sujetarlo, no le permitió lancearlo a la verónica ya que tuvo unas embestidas cortas y defensivas. Dura fue la única vara que recibió el de Yerbabuena, evidenciando en la salida una acuciada falta de raza. Eficaz tercio de banderillas. Poco juego dio en la muleta el astado, soltaba la cara y siempre marcó hacia su querencia. Nada pudo hacer el portuense. Mató a la segunda de estocada entera fulminante. Ovación.

Buen recibo capotero de Miguel Ángel Pacheco por verónicas a pies juntos saliéndose a los medios al segundo de la tarde que embistió con movilidad más que con clase. Cumplió en el caballo cayendo un poco caído el puyazo. Buen tercio de banderillas a cargo de «Curruco» que se desmonteró. Pacheco decidió comenzar la faena en los medios toreando con la diestra sin probaturas y el novillo fue de menos a más tragándose los muletazos por la inercia. Destacó la firmeza y lo despejado de mente que anduvo el de la Línea durante toda la faena. El novillo claramente fue a menos, le faltó humillación y motor y acabó rajado en tablas. Puso todo de su parte Miguel Ángel Pacheco pero no llegó a redondear su obra por culpa del novillo. Gran estocada, perfecta ejecución y contraria de colocación, que hicieron doblar al de Yerbabuena. Oreja.

Protestó de inicio el tercero de la tarde enganchando en varias ocasiones el capote de Rodrigo Molina. Fea fue la pelea en el caballo, ya que el varilarguero marró. Gran tercio de banderillas de Ángel Luis Carmona. Rodrigo Molina comenzó la faena sacándose al tercio al novillo, el cual comenzó desde el principio a soltar la cara, acortar el recorrido y a pararse. Por la izquierda el novillo se tragó varios naturales sueltos de bello trazo del diestro sevillano. Lo más meritorio llegó al final de la faena dónde consiguió sacarle una tanda de derechazos ligada pero sin profundidad que despertaron al respetable. Faltó transmisión a la faena. Dos pinchazos hondos y tres descabellos. Silencio.

Abanto de salida fue el cuarto de la tarde, pero posibilitó a Daniel Crespo dejar buenos lances a la verónica una vez que recogió su embestida. Se derrumbó el de Yerbabuena en la entrada al caballo y sin picar se cambió el tercio. El novillo siguió perdiendo las manos en banderillas y el público exigió la devolución del novillo sin que fuese atendida dicha petición por la presidenta del festejo. Nada pudo hacer Daniel Crespo con la muleta, el novillo siguió perdiendo las manos y acusando una fuerte querencia a tablas, embistiendo dando cabezazos. Mal a espadas. Palmas cariñosas.

El quinto de la tarde se fue para el corral, ya que se partió el pitón izquierdo al rematar en el burladero. En su lugar salió otro de la ganadería titular parado de salida y sin querer capotes. El novillo derribó al caballo tras una fuerte embestida. El picador se fue a la enfermería tras recibir un espaldazo contra las tablas. Picó al novillo el picador que guarda la puerta. Eficaz tercio de banderillas. Sin ninguna opción en la muleta el novillo. Miguel Ángel Pacheco comenzó por doblones para sacarse el novillo a los medios. Le permitió cuatro pases, a partir de ahí se rajó y no tuvo ni un muletazo. Media estocada tendida y dos descabellos. Silencio.

Lo más lucido con el capote lo hizo Rodrigo Molina al sexto de la noche. Le instrumentó una tanda de verónicas ganándole los medios al novillo, y lo llevó galleándolo por chicuelinas al caballo. Puyazo largo trasero el que recibió el de Yerbabuena. El único quite de la tarde lo hizo Rodrigo Molina, dos verónicas y una media que hicieron sonar los olés. Se cambió el tercio con cuatro palos arriba. Comenzó bien la faena Rodrigo Molina, toreando muy templado y sin obligar al novillo, que tenía mucha calidad pero pecaba de poco motor. Hizo sonar pronto la música enganchando a los aficionados. Muletazos largos, templados, despacio y con gusto por ambos pitones recetó el novillero sevillano que entendió a la perfección lo que le pidió el novillo. Se acabó pronto el novillo a pesar del buen trato de Rodrigo Molina, sin permitir redondear la obra. Abrochó la faena con bernardinas. Dos pinchazos, media estocada y un descabello le privaron de cortar la oreja. Ovación.

Ficha Técnica:

Plaza de Toros Real del Puerto de Santa María. Un cuarto de plaza.

Novillos de Yerbabuena. Muy bien presentados. 1º manso. 2º noble y manso. 3º parado y deslucido. 4º manso sin fuerza. El 5º devuelto a los corrales tras partirse un pitón. 5º bis manso. 6º noble sin motor, ni emoción.

Daniel Crespo (verde oliva y oro). Ovación y palmas.

Miguel Ángel Pacheco (sangre de toro y oro). Oreja y silencio.

Rodrigo Molina (turquesa y oro). Silencio y ovación.

Sergio Maya / @sergiomaya7