Tras dos puertas grandes en estas últimas semanas y una oreja en Pamplona con sabor a triunfo importante, el matador albaceteño Rubén Pinar  abre las puertas de su casa a la redacción de “La Tierra del toro” para hacer un balance de la temporada actual y hablar sobre sus expectativas de futuro.

 

 

Rubén, vienes de abrir varias puertas grades en tus últimos festejos de Manzanares y La Roda, pero sin duda esa oreja en Pamplona ante los miuras, ha significado un antes y un después en lo que llevas de temporada

“Más que un antes y un después ha sido un paso adelante, ya que por circunstancias la temporada empezó bien, pero en Madrid las cosas no salieron como uno esperaba: La corrida de Miura salió floja y a la contra, y cuando las cosas no ruedan en Madrid hace que todo se paralice un poco. Así que no cabe duda que el paso por Pamplona ha supuesto un paso adelante y ahora la moral sube bastante y se espera que todo vaya mejor”

¿Cómo de importante es un triunfo o dar buenas sensaciones en Madrid? ¿Puede llegar a cuestionar la presencia de un torero en otras ferias importantes?

“Sí, totalmente. Y es cierto que cuando no salen las cosas en Madrid te frena mucho. Afortunadamente el contrato de Pamplona lo tenía cerrado antes de pasar por San Isidro y si ha sido un aliciente, pero lo que son ferias importantes hasta Albacete ya no tengo nada. Y también estaré en Arles”

No todos los matadores se enfrentan a encastes como Miura, pero si uno quiere forjarse como torero y estar en algunas plazas es un requisito casi indispensable el matar este tipo de reses. ¿Cambia mucho enfrentarse a un Miura y no a un Daniel Ruiz por ejemplo?

“Sí, cambia mucho. Todos los toros te pueden hacer daño y te pueden coger. Pero es cierto que el toro Miura bueno no te regala más de quince o veinte embestidas y el malo es muy complicado. El malo cuesta muchísimo intentar ponerse. El otro día en Pamplona me acuerdo que el primero mío fue muy difícil ponerse delante y to tiré por la opción de jugármela y mostrar disposición con él por los dos lados, pero es que fue muy complicado. El Miura es un toro que cuesta mucho manejarlo y mejorarlo con la técnica”

En tu época como novillero y los primeros años de matador de toros Rubén Pinar estuvo presente en casi todas las grandes ferias, ¿Cómo te sientes ahora al no ser cartel en las mismas? ¿Piensas que el mundo del toro está siendo injusto contigo?

“Lo piensa mucha gente. Yo tampoco me centro en si es injusto o no. Tengo los pensamientos muy claros y tampoco puedo ponerme en contra de nadie porque sería echarme tierra sobre mi propio tejado. Así que lo único que he hecho en estos años en los que he toreado muy poco, he estado muy mal y luego los percances que he tenido, ha sido luchar, tirar para adelante, entrenar  mucho y preocuparme de evolucionar como torero. Ese ha sido mi único pensamiento, aunque lógicamente se pasa muy mal, pero ha podido más la afición y las ganas de seguir superándome que el pensar en las injusticias o en verme ladeado”

¿Cuáles son los próximos festejos que tienes?

“Ahora en Agosto solo tengo dos tardes, me hubiera gustado tener en este mes la agenda aun poco más apretada, pero es lo que hay. Ya en Septiembre si hay cosas importantes. Son dos tardes en Albacete, voy a Arles con los Miura y unas cinco o seis corridas en plazas de tercera buenas. Está también pendiente ir a la Feria de Otoño en Madrid, pero aún no está cerrado, aunque me gustaría mucho poder ir con una corrida que tenga interés para Madrid”

Triunfador el año pasado en la Feria de Albacete, dos tardes este año, ¿supone un reto para ti?

“Albacete es una plaza muy especial para mí y me sentí muy orgulloso de que el año pasado las cosas me salieran bien allí y poder ser el triunfador de la feria. Ahora con dos tardes estoy ilusionado y espero que la historia se repita, o por lo menos disfrutar de esas tardes, hacer las cosas lo mejor posible y si se cortan orejas mejor todavía”

Todo torero tiene en la mente una faena soñada,  ¿La tuya se ha hecho ya realidad o está por llegar?

“La faena perfecta creo que nunca se consigue, pero si he tenido algunas que me han gustado mucho y he podido disfrutar. Recuerdo hace dos años en Madrid a un toro de Gavira en el mes de Agosto. No le corté las orejas, pero es una de las que más me han llenado por lo que pude hacer”

Hace poco más de un año que falleció Víctor Barrio y está muy reciente la muerte de Fandiño. ¿El momento de saltar al ruedo ahora se hace con más miedo que antes y una mentalidad diferente?

“Tiene que ser uno muy fuerte y que no te pueda esa tragedia que ha pasado ni tus sentimientos. Cuando uno ve estas cosas queda muy patente que un toro te puede coger muy grave o de forma mortal, y al pasar esto uno se queda sin palabras y perplejo. El toreo es una profesión de alto riesgo y cuando uno pisa la plaza de toros  sabes que puede haber cornadas y algunas fatales en las que puedes perder la vida, pero si lo piensas mucho no saldrías a la plaza, así que  la raza y la afición deben pesar más que el miedo y debes ser muy fuerte mentalmente”

Hablas Rubén de la afición. A ti te vemos muy involucrado con los niños tratando de inculcarles esa afición y el mundo del toro. ¿Es importante darles a conocer los valores del toreo desde niños? ¿Cómo te sientes cuando estás con los más pequeños?

“Me siento muy bien. Veo que se interesan. A lo mejor más que por el toreo se interesan  por el toro. Hace poco estuve en un encierro infantil y les gusta correr, ponerse delante del toro…y los San Fermín que tiene mucha tradición. Todo lo que sea que conozcan este mundo y se involucren es importante. Ya luego que les guste la tauromaquia en el futuro es más complicado, pero sí que es necesario que identifiquen al toro con España, y sepan que es una fiesta de España que tienen que respetar y valorar”

¿Está el mundo del toro maltratado en los últimos tiempos? Corrientes de anti taurinos, prohibición de festejos en algunas ciudades, ahora las corridas de toros a la balear que se quiere establecer….

Sí totalmente, pero siempre por minorías que intentan dar un poco por culo e intentan hacer daño.  Pero los que son anti taurinos son anti todo. Cuando se pase la marea de ir en contra de los toros irán en contra de otra cosa. Pero pienso yo que al final no se va a invadir España de anti taurinos, porque el toro es lo que identifica España no de ahora, sino de toda la vida, y las cifras están ahí, vas a la Feria de San Isidro, a la de Sevilla, a la de Albacete, y va muchísimo público, se mueve mucho dinero, da muchos puestos de trabajo. La tauromaquia aparte de ser por antonomasia la fiesta que identifica  España es muy importante para el país, porque si fuera un fracaso entonces sí que sería pero, pero vamos que pienso que no deberíamos dejarnos llevar por estas corrientes que son minoritarias y tanto daño hacen”

Rubén, son varias las circunstancias personales que han afectado a tu carrera en estos últimos años. Pasando ya un poco al tema más personal, ¿Cuáles son los valore que te mueven y cómo te definirías tú?

“Han pasado muchas cosas y uno va madurando, pero sobre todo lo que ha permanecido en mí es la afición por mi profesión y eso siempre lo he tenido muy claro. Y ya como persona, uno es como es, me considero un hombre sencillo, pero a lo mejor con un carácter un poco variable. Puede que para los que están a mi alrededor no les sea fácil a veces estar conmigo porque a lo mejor antes de las corridas por ejemplo varío un poco, pero por la incertidumbre, los nervios, el querer hacer las cosas bien y eso me afecta. Pero si me considero muy buena persona y muy familiar”

¿Eres de los que tiene alguna manía antes de saltar al ruedo?

“Sí tengo algunas manías, pero intento quitármelas poco a poco. Suelo dejar la luz de la habitación encendida, y antes llevaba conmigo una pequeña capilla, pero ahora se la he dejado a mi madre, no porque no crea en dios que sí creo muchísimo, pero porque ella siempre reza por mí y llega un momento en el que no puedes tener t antas cosas contigo en una habitación de hotel”

¿Deseos para el futuro?

“Seguir subiendo en la profesión. Mi meta sería ser figura del toreo y si no tuviera esa mentalidad no seguiría luchando ni lo hubiera hecho todos estos años. Pero estar entre el póker de ases es muy difícil, pero bueno consiga lo que consiga me gustaría seguir viviendo del mundo del toro y luchar hasta el final”

Queremos agradecer a Rubén Pinar la amabilidad de hablar con nosotros y desde aquí le deseamos toda la suerte del mundo en sus próximos compromisos y en el futuro.