Tiempo soleado, plaza casi llena y muy festiva, toros serios y variados de Buenavista, y tres veteranos y grandes toreros en el ruedo. Los ingredientes de una gran tarde taurina, la tercera de la Feria de Feria de la Albahaca en Huesca, que ha finalizado con la salida a hombros por la puerta grande del torero Antonio Ferrera, tras cortar dos orejas. Sus compañeros de tarde también consiguieron un trofeo, una oreja para el valenciano Enrique Ponce y otra para el extremeño Miguel Ángel Perera.

Como ha señalado Diego Luna, en representación de la empresa Albahaca y Plata, “ha sido una corrida seria, una gran tarde para los aficionados, que han disfrutado de la corrida, con tres toreros veteranos que han demostrado su valor: Ponce ha desplegado toda su maestría, Ferrera ha demostrado su gran personalidad y Perera se ha jugado la vida. Valoramos el esfuerzo de los tres”.

Tras el paseíllo, la empresa concesionaria de la plaza, Albahaca y Plata, tenía preparado un homenaje sorpresa al equipo médico. En colaboración con el Ayuntamiento de Huesca, han querido rendir homenaje a este grupo de profesionales cuya labor es crucial para el buen desarrollo de la Feria Taurina de la Albahaca en Huesca.

Han salido al ruedo los componentes del equipo médico con el doctor Enrique Crespo al frente, como cirujano jefe. Un equipo de grandes profesionales, seleccionados por Albahaca y Plata desde el 2013, “que han demostrado su gran valía año tras año”. Los hermanos Luna les han hecho entrega de un obsequio especial: una pintura con motivos taurinos realizada sobre cada uno de los cuarterones de la antigua puerta de la enfermería, renovada este año.

El equipo está compuesto por los doctores Enrique Crespo, Eduardo Hevia, José Ángel Velilla y José María Velasco, y los enfermeros José Antonio Márquez, Flor Gómez, José Ignacio Sánchez y Silvia Martín. Además, se ha mencionado la inestimable labor de los voluntarios de Cruz Roja Española.